Exclusivo
Actualidad

Sospechoso de asesinar a niño en El Carmen, al parecer, iba a matar a todos

Venganza la cobraría porque la mamá de la víctima no correspondía a sus pretensiones amorosas  

niño
El cadáver del niño fue abandonado en el estero Pita, pero se lo rescató en el río Suma.Evelyn Centeno

Una gelatina y la promesa de más golosinas habrían sido el señuelo con el que Luis Jiménez, de 39 años, llevó a Antony, de 7 años, a su trágico final.

Así lo revelaron allegadas a la madre del menor fallecido, que desapareció de su casa, en El Carmen, Manabí, al mediodía del domingo 7 de marzo y fue hallado sin vida en el río Suma, de esa misma localidad, la tarde del miércoles 10.

Según la autopsia, el niño fue asfixiado y no tenía agua en los pulmones. La Policía investiga el móvil del asesinato, pero su mamá tiene claro que la muerte de su hijo es una represalia a un amor no correspondido.

Ella dijo que no sentía el mismo sentimiento que Jiménez tenía hacia ella y que la pretensión de él era tener una relación amorosa.

Reveló que tras la desaparición de su vástago, otro de sus hijos, de 10 años, recién le confesó que el sospechoso ya lo había amenazado de que se lo iba a llevar a él y a sus hermanos. Además lo habría intimidado para que guardara silencio y no alertara a su madre de sus retorcidas intenciones.

La fémina sostuvo que Jiménez, presuntamente, le dijo a uno de sus hijos que “iba a venir por nosotros, que hijo por hijo me iba a quitar...porque quería tener algo conmigo”.

Aclaró que ella jamás mantuvo un vínculo sentimental con el principal sospechoso de desaparecer y asesinar a su hijo, y que se encuentra bajo prisión preventiva en la cárcel de Bahía de Caráquez junto con dos de sus amigos que lo habrían ‘acolitado’ a llevarse al menor.

Contó que el presunto asesino la frecuentaba, pero que no había un amorío entre ellos. “No es para que digan que es mi amante, porque no ha tenido ninguna relación conmigo...tal vez estaba enamorado de mí, pero yo no de él”, sostuvo enérgica.

Ahora lo único que pide es que se haga justicia para Antony y que los protejan a todos, pues cree que ella y su familia se encuentran en peligro.

Actualmente Jiménez y dos hombres más están procesados por desaparición involuntaria, pero con la recuperación del cadáver de Antony, también se los investigará por muerte violenta y dadas las circunstancias de los hechos podría configurarse el delito de asesinato, manifestó Martín Paredes, jefe de la Dinased de Santo Domingo y Manabí.