Exclusivo
Actualidad

Los 9 mandamientos del estilo de vida swinger

Para acercarse a este mundo, se debe saber los límites: qué está bien y qué no.

Imagen swingers-ecuador-mandamientos
Referencial. Los swingers defienden su estilo de vida como una forma de experimentar la sexualidad sin tapujos.Pixabay

Elena Vásconez, cineasta y precursora del programa virtual Elena y el sexo, se destapa explicando sobre la vida swinger en el país. Lo hace sin tapujos, porque es un tema que a todos interesa como señala.

Ella califica a esta forma de experimentar una sexualidad sin tapujos como una vida no monógama siendo monógamos. Significa que una persona que opta por el intercambio de parejas se considera como emocionalmente unida a su conviviente.

Pero en cuanto a sexo, se tiene permitido relacionarse corporalmente con otros individuos. “Esto con el pleno consentimiento y conocimiento de tu pareja. Lo ven como algo informal”, precisa.

Para acercarse a este mundo, se debe saber los límites: qué está bien y qué no. Hay que tomar en cuenta que la gente que se mueve en este ámbito lo hace con la autorización del otro. Nada está obligado ni tampoco forzado.

“El mundo swinger tiene sus reglas y etiquetas muy específicas, ambas escritas y no escritas”, acota Vásconez. Tanto en Quito como en Guayaquil hay sitios que acogen esto.

Además existen páginas que se promocionan en redes sociales, en donde se pide que los miembros tengan casa o departamento para las reuniones. También se dan direcciones para las citas swinger.

Mandamientos del Swinger

1. NO es NO, es la principal norma del swinger y representa el derecho a elegir.

2. Uso obligatorio de preservativo.

3. No involucrarse sentimentalmente con la pareja del otro.

4. No obligar ni presionar a nadie a swingear, menos aún a tu pareja.

5. Cuidar la higiene y la presentación personal.

6. No desacreditar al estilo de vida swinger.

7. Proteger el anonimato de quienes quieren ser anónimos.

8. Respetar el espacio privado, familiar, laboral e íntimo de cada pareja.

9. Respetar las citas previamente acordadas y ser claros en los propósitos de la misma.