Exclusivo
BUENA VIDA

Cinco cosas que debes revisar de tu carro antes de viajar

Se terminó el confinamiento y seguro tienes en mente salir de la ciudad. Emprende ese paseo tranquilo con estas recomendaciones.

Puede parecer obvio, pero asegúrate de que tu vehículo tenga sus documentos en regla, permisos, matrícula y tu licencia de conducir vigente.
Puede parecer obvio, pero asegúrate de que tu vehículo tenga sus documentos en regla, permisos, matrícula y tu licencia de conducir vigente.CANVA

Un viaje es una experiencia de vida que, con familia o amigos, será parte de las anécdotas que tendrás para contar. Desde el momento que eliges el destino, las paradas que harás en el trayecto, los pueblitos que conocerás y hasta los platillos en tu menú.

Imagina conducir por la carretera, el aire acondicionado, la música y de pronto una falla de tu automotor hace que el paseo soñado se convierta en pesadilla: tu carro detenido, tal vez generando un atasco, buscando grúa… Para evitar aquello, lo mejor es que chequees tu vehículo antes de emprender tu viaje.

Pago efectivo

'Tarjetazo' o 'chan con chan': guía para escoger el mejor método de pago

Leer más

  • ¡Toma nota!

1. Batería
Antes de que la batería falle por completo empiezan a aparecer ciertos síntomas, como que el vehículo no da una respuesta inmediata al momento que lo enciendes. “Eso es una alerta de una posible falla en la batería, por lo que al menor ruido hay que prestarle atención y hacer revisar el vehículo para evitar contratiempos”, explica Brad Salazar, experto en equipamiento y seguridad vehicular.

2. Neumáticos
Las llantas deben tener un buen labrado. Si las ves lisas es mejor que las cambies.
Tener las llantas en buen estado te evitarán dos cosas: posibles accidentes o sanciones de tránsito, acota Brad. “El labrado de las llantas hace que tengan mejor fricción y, en caso de lluvia, disipan el agua, evitando accidentes en las vías”, asegura.

En cuanto a las sanciones, de acuerdo con la Ley de Tránsito (art. 383), la persona que conduzca un vehículo cuyas llantas se encuentren lisas o en mal estado, será sancionada con pena privativa de libertad de cinco a quince días y disminución de cinco puntos en la licencia de conducir. Además, se retendrá el vehículo.

3. Aceite y radiador
Revisar que el radiador tenga suficiente agua es necesario para evitar que el sistema se recaliente y dañe el motor.
Recuerda verificar cuándo cambiaste el aceite del carro y comprueba cuántos kilómetros acumularás en el viaje, puede que en el trayecto necesites hacer el cambio; lo mejor es que salgas con aceite y filtros nuevos.

4. Luces
Como experto en sistema de iluminación vehicular, Salazar explica que hay vehículos que poseen luces que no generan tanto alcance de visibilidad, para poder divisar a tiempo algún obstáculo o animalito en la vía. Para evitar esto, recomienda el uso de tecnología LED que va a generar tres veces mayor cantidad de luz que el foco amarillo.
“Esa luz es más clara, tiene una tonalidad blanco puro que te genera mayor alcance y mayor amplitud en tu visibilidad, así vas seguro”, enfatiza.

5. Láminas

La seguridad en tu viaje es fundamental. Una de las recomendaciones es utilizar láminas protectoras que se colocan en la parte interna de los vidrios, en el caso de accidente o colisión, los fragmentos de vidrio se quedarán afuera sin afectar a los ocupantes en el interior del vehículo.

Un dato extra: Limpiaparabrisas

A veces no lo tenemos presente, pero es mejor revisar el estado de las plumas de tu limpiaparabrisas por si llueve o por si el camino está lleno de insectos.

El kit básico a llevar
Asegúrate que tu kit de herramientas básico incluya un gato manual o hidráulico, una llave de ruedas, llave inglesa, llanta auxiliar, destornillador, alicate, guantes de seguridad, cinta aislante, cable auxiliar de baterías.
“Estos cables, que también se conoce como “lagartos”, son imprescindibles tenerlos, porque si te llegas a quedar sin batería, cualquier otro vehículo que tenga batería y un buen voltaje te puede pasar corriente”, explica Salazar.
Lo recomendable es que el cable tenga entre 3 y 6 metros de extensión y que sus agarraderas tengan material aislante para mayor seguridad.