Las 6 preguntas más comunes que responden los sexólogos
Suscríbete

Exclusivo
Buena Vida

Las 6 preguntas más comunes que responden los sexólogos

Las consultas van desde el tamaño del pene hasta si las mujeres en menopausia ya no le meten al ‘cuerpeo’. Para todo hay solución, dicen las expertas.

Ganador
La mayor preocupación de los hombres inseguros es el tamaño de su miembro viril, aseguran las expertas.Internet

Cuando hay preguntas sobre sexualidad, los ecuatorianos -la mayoría- suelen sonrojarse y cambiar de tema. Para los que sienten vergüenza hablar sobre las cosas que experimentan en su vida sexual aquí les mostramos las preguntas -y también las respuestas- más comunes que contestan los sexólogos. Dos expertas los revelaron en la sección Moda de diario El País de España.

1. ¿Por qué no tengo ganas de sexo?

Las estadísticas no son optimistas: estamos perdiendo las ganas del ‘cuerpeo’. La ausencia de deseo sexual ha aumentado del 8 % al 13 % entre 2005 y 2016, señala una investigación publicada en The Journal of Sexual Medicine. Un problema que acusan principalmente las mujeres, según han observado en sus consultas las sexólogas y psicólogas Laura Oliveros y Carme Sánchez, codirectora del Institut de Sexologia de Barcelona, pero que es algo que “no debe disparar las alarmas. El momento personal y profesional repercute en nuestra vida, también en la sexual. Como en cualquier otra situación, conviene analizar las posibles causas (bien la relación con la pareja, estado de salud o qué me estresa en este momento)”. Y buscar ayuda profesional.

2. ¿El tamaño de mi pene es normal?

Según la web erótica Platanomelón, el 25 % de las dudas recibidas están relacionadas con dudas sobre el tamaño del miembro masculino. Carme Sánchez lo corrobora matizando que no es una cuestión que surja tanto en consultas, sino más a través de consultorios en los que generalmente no se muestra la identidad de quien pregunta. “También existen muchas dudas acerca de si el tamaño importa a la hora de satisfacer a la mujer. No, el tamaño no lo es todo, ni siquiera lo más importante. Seguramente la intensidad de la erección, el dominio de determinadas técnicas eróticas y la sincronía que se establece entre las personas desempeñan un papel más importante en la satisfacción que las dimensiones”.

RELACIONADAS

3. ¿Cómo combatir la disfunción eréctil?

“Las disfunciones pueden aparecer a cualquier edad, pero se observa que los jóvenes, de entre 18 y 30 años, acuden antes a un profesional que personas de más de 35, que vienen cuando llevan mucho tiempo con el problema”, cuenta Laura Oliveros. “Lo primero es acudir al especialista y descartar causas médicas que puedan producir la disfunción sexual o algún medicamento. Una vez descartadas, la principal causa resulta ser el estrés y/o ansiedad. Muchos de los problemas se deben más a que en una ocasión eyacularon antes de lo que querían o perdieron la erección sin quererlo y a partir de este momento el miedo a que se repita es la causa que lo convierte en problema”.

4. ¿Eyaculan las mujeres?

“Algunas mujeres emiten un líquido bioquímicamente parecido al semen en el orgasmo. En la mayoría de los casos la cantidad es tan pequeña que ni la mujer ni la pareja sexual se percatan del fenómeno, pero a veces la cantidad es abundante. Este líquido no es orina, sino que está producido por las glándulas uretrales y periuretrales que se encuentran en el canal uretral”, señala Sánchez.

5. ¿Por qué las mujeres tardan más en llegar al orgasmo?

La supuesta lentitud de ellas viene dada por la comparación entre la respuesta sexual del hombre y de la mujer, tomando como modelo la del hombre. El tiempo que se tarde en llegar al orgasmo depende del grado de deseo, de la capacidad de excitación y de la adecuada estimulación, y no tanto de ser hombre o mujer. Además, el hecho de ser más rápida o más lenta no está relacionado con la intensidad del orgasmo ni tampoco con la satisfacción del ‘cuerpeo’, explica Sánchez.

6. ¿Se acaba el sexo para las mujeres con la menopausia?

¡No! “Se acaba la posibilidad de ser madres, pero no la capacidad de dar y recibir placer”, dice Sánchez.

menopausia
Después de la menopausia, el placer sigue 'vivito'.Internet