¡No te aguantes las ganas de orinar!
Suscríbete

Exclusivo
Buena Vida

¡No te aguantes las ganas de orinar!

Más allá de la incomodidad te podría generar graves problemas.

orinar de pie
Desde 2009 apareció en el mercado estadounidense un dispositivo de micción femenina. Ideal para las mujeres a quienes no les gusta utilizar baños públicos pues les permite orinar de pie.Shutterstock

Por si no lo sabías, aguantarse las ganas de orinar afecta a tu salud. “Por ser un líquido no estéril podría almacenar bacterias, lo que provocaría serias infecciones”, así lo afirma el doctor José Mera, ginecólogo especializado en Argentina.

Esta acción es importante para el perfecto funcionamiento del cuerpo, ya que elimina las toxinas que normalmente el organismo debe expulsar.

Es importante entender que una de las funciones de la vejiga es servir de reservorio para guardar la orina. Este órgano está compuesto por fibras musculares que cuando se sobreestiran aguantando mucho las ganas de hacer pis pierden su capacidad de contraerse para eliminarla. Como consecuencia, queda el líquido retenido en la vejiga y llegan las dolencias.

En síntesis. Debes ir al baño cuando tu organismo lo requiera. “La retención crónica de orina puede dañar el riñón y, en cierta forma, intoxicar el cuerpo”, dice el galeno.

  • Consecuencias
1. Infecciones. La orina es el método para eliminar sustancias de desecho. Si esto no se hace a tiempo podría lastimar partes del tracto urinario.
2. Cálculos en los riñones. El cólico nefrítico es uno de los dolores más fuertes que un ser humano podría experimentar. Por el simple hecho de contener la orina podrían aparecer los cálculos renales. Son de calcio, fosfato, amonio y magnesio que se cristalizan en el interior de los riñones. Eliminar estas pequeñas piedras podría ocasionar gran sufrimiento.
3. Escalofríos y dolor pélvico. Son manifestaciones del agravamiento del estado del paciente. Llegarás al punto de no sentir ganas de orinar y la ingesta de más líquidos podría agravar aún más la situación.

¿Quienes lo pueden utilizar?

Cualquier tipo de mujer a la que le resulte difícil sentarse para realizar la micción, ya sea por circunstancias médicas, de higiene u ocasionales, como por ejemplo:

- Mujeres sanas que circunstancialmente no puedan orinar de la manera habitual.

- Con movilidad reducida.

- Embarazadas o en el período del posparto.

- En fase posoperatoria.

- Con hernias o con problemas al sentarse o acuclillarse.