Exclusivo
Actualidad

Los ángeles de Pepita

No es un nuevo filme, se trata de dos jóvenes que ‘adoptaron’ a adulta mayor, quien vive por donaciones. Ella y su hija son personas con discapacidad.

médico revisa a adulta mayor
Con mucho cuidado el doctor Albiño revisa la mano derecha de su ‘abu’.Juan Faustos/EXTRA

Se cruzan la ciudad de sur a norte para ver a su abuelita adoptiva, Josefina Morales (Pepita), de 87 años. Lo hacen una vez por semana o dos, días en los que Michelle Velasco y David Albiño, médico, aprovechan para conversar, alimentar y confirmar que la adulta mayor y su hija Fátima, de 53 años y con discapacidad intelectual, se encuentren bien.

‘Mis ángeles’ así los llama Pepita’, quien en pleno pico de la crisis sanitaria generada por el coronavirus se cayó en su casa, Sauces 1, por su escasa visión y se fracturó la mano derecha. Nadie sabe cuántos días permaneció en ese estado y gracias a su vecina, Alexandra Laborde, se hizo público el caso en redes sociales. Allí aparece el primer ángel, Michelle, quien le comentó el caso al galeno y este decidió sumarse. Ambos fueron a visitarla con todas las medidas de bioseguridad, a simple vista no se podía determinar si era golpe o fractura, por eso fue necesario trasladarla (con el protocolo respectivo) para realizarle una radiografía, que fue donada.

Desde entonces ellos se han hecho cargo de la tierna anciana de mente lúcida y sincera sonrisa, pues la familia de Pepita vive en Quevedo (Los Ríos) y solo en Guayaquil cuenta con una hermana, adulta mayor, quien sufrió un derrame.

abuela y nieta
Cuando Michelle va le da de comer, la lleva al baño o la deja acostada en la cama y junto al doctor limpian su vivienda.Juan Faustos/EXTRA

En estos dos meses sus ‘nietos’ han descubierto que le gustan los pasillos de Julio Jaramillo y Carlota Jaramillo, le encanta el pan de yuca, el yogurt y la gelatina. Es más luego de que pase la emergencia sanitaria quieren llevarla a Quevedo a ver a sus familiares. Y entre risas se ‘pelean’ quién es el preferido.

Kits, fotos y chao...

Los ‘nietos’ Pepita querían quedar en el anonimato, pues son de la idea de que la mano derecha no sepa lo que hace la izquierda a la hora de ayudar a alguien (que nadie sepa que colaboro), pero consideran que es necesario ser la voz de los que no pueden hablar. “Son vulnerables, tienen discapacidades, no pueden trabajar, no están aseguradas ni cuentan con familia cercana. Desde hace siete años están a la deriva, a raíz de la muerte de su esposo, quien las mantenía con sus trabajos de pintura. Me he contactado con el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), le he escrito al Coordinador Zonal 8 y no hay respuesta. Pepita contaba con el bono y se lo quitaron”, relata su nieta.

Admiten que instituciones públicas la han visitado, han entregado kit de alimentos, han tomado su foto y nunca más volvieron...

Fátima Colón
La condición de salud de Fátima es otro problema que preocupa a sus nietos. Ella tiene obsesión con la acumulación de objetos.Juan Faustos/EXTRA

Preocupado por su estado

A Albiño le tensiona el descuido de su salud y la calidad de vida de ambas, pues dice que Pepita requiere de trabajo multidisciplinario, que varios expertos la traten, entre ellos un oftalmólogo para que revise su visión, un gastreonterólogo y ginecólogo que determinen la razón de una hemorragia interna que tiene, que puede ser digestiva o vaginal. Asimismo tiene que ser atendida por un terapeuta físico que le ayude con sus terapias para la mano; la intervención de una nutricionista es esencial para tratar la anemia que padece y una enfermera que pueda asistirla, todo desde casa, pues es complicado movilizar a la octogenaria, quien con sus ojitos nublados ve como sus ángeles emprenden su vuelo de regreso, y cuenta los días para volver a disfrutar de su compañía. 

RELACIONADAS
Hace siete años falleció su esposo, don Cristóbal, quien las mantenía con su trabajo como pintor de casa.Alexandra Laborde, vecina
adulta mayor y amigos
Pese a no contar con familiares cercanos, doña Pepita encontró en dos jóvenes unos amorosos nietos. Su vecina Alexandra también le da un ojito.Juan Faustos/EXTRA

Para donaciones

Si desea sumarse a este grupo de ángeles comuníquese al 0979653331.

TE RECOMENDAMOS