Exclusivo
Buena Vida

Camúflale el “NO” a tu hijo

Hay otras maneras de mejorar el proceso de formación en los niños. Ayúdalo de manera positiva.

madre e hija
La autodisciplina se consigue con un balance apropiado entre el sí y el no. La negativa frecuente puede ser perjudicial a futuro.archivo

El “N0” es una palabra llena de poder y si la dices con frecuencia le transmitirás a tu hijo un mensaje negativo. Asimismo, los padres que dicen “sí” a todo podrían ser los responsables de la conducta del niño “mandón”.

RELACIONADAS

La directora familiar y educadora, Mercedes Váscones, con más de 30 años de trayectoria, señala que lo ideal es buscar un equilibrio. Es importante que le digas a tu hijo un “no”, pero sin pronunciarlo. Ten presente que tu hijo necesita que lo escuches y que comparta tiempo de calidad contigo.

  • Reemplaza el “No”
​- No grites...
(Habla normal que sí te escucho)
- No lances el juguete...
(Cuida tus juguetes para que te duren más tiempo)
- No vamos a ir al parque...
(¿Qué te parece si hoy jugamos en casa?)
- No puedo jugar contigo, tengo que trabajar...
(Dame una hora y jugamos)
- No puedo hablar en este momento, tengo cosas qué hacer...
(¿Me ayudas a cocinar y ahí conversamos? )
- No pelees con tu hermano...
(Si le pegas, él no va a querer jugar contigo)

Pon límites

- Debes buscar la estrategia para que te obedezcan. Trabaja en esto antes de que el niño cumpla dos años.

- Los límites son necesarios, así el infante conoce lo que puede hacer y qué no.

- Es la mejor manera de brindarles seguridad. De esta manera ayudas a desarrollar su personalidad.

- Tendrán más criterio para el momento de tomar decisiones.

- Habrá más cooperación. Serán más empáticos con las necesidades de las demás personas.

- Serán más autónomos. Confiarán en lo que sienten porque sus padres los guiaron.

TRES CLAVES DE LA EXPERTA

1. Considera a tu hijo. Para lograr que un niño sea educado ante un no, es necesario que sepa sus límites y normas a seguir. Lograr seguridad y estabilidad es la tarea que los padres deben conseguir.

2. Usa una expresión adecuada. Está será detectada por ellos; habla con la mirada, utiliza un tono de voz adecuado, recuerda que el más mínimo gesto de cariño vale cuando queremos direccionar de un no a un comportamiento positivo.

3. No hay que ser tajante. Para frenar o detener una conducta inapropiada, conversa sobre las cosas que te ponen triste. Ellos te entienden y así pueden llegar a “negociaciones”.

TE RECOMENDAMOS