Exclusivo
Buena Vida

El Chaco, escenario para la aventura

Además de practicar deportes extremos, en esta localidad del Oriente se puede disfrutar de la naturaleza pura

río
Experiencia extrema de rafting sobre el río Quijos.Cortesía

El agua golpea el rostro. El remar intenso desde una balsa inflable para no dejarse doblegar por la corriente del río Quijos produce diversas emociones en el descenso por este afluente del cantón El Chaco, en la provincia de Napo.

Esta actividad deportiva y recreativa al recorrer la dirección del afluente es una de las razones por las que muchos turistas acuden a esta localidad en el Oriente ecuatoriano: el vivir una aventura.

La cuenca del río Quijos, que nace de los humedales de los páramos del volcán Antisana, es una de las más importantes para la región Amazónica. Durante su recorrido a partir de la unión con el río Papallacta (parroquia de Cuyuja) aumenta su caudal considerablemente, dando lugar a la formación de algunos rápidos, convirtiéndose en escenario para hacer rafting o kayak, deportes que gustan a los más arriesgados.

La correntada de este río permitió que hace 16 años se desarrolle una competencia mundial de rafting y de a poco se han ido institucionalizando otros eventos en el río, informa el área de Comunicación del Gobierno Municipal de El Chaco.

el chaco mirndo cascada
La cautivante Cascada Mágica del río Malo.Cortesía

Los rápidos más conocidos en este sector son El Toro, Rodeo Star, Las Canas, Curvas Peligrosas y Gringos Revueltos.

CASCADAS

Además del río Quijos, el Oyacachi, otros afluentes como el Sardinas Grandes, el Limón Yacu, Malo y el río Loco ofrecen atractivos naturales: balnearios y la formación de cascadas que atrapan y encantan a los visitantes.

Estas caídas de agua, como la cascada de Venados, San Andrés, Santa Fe, El Boquerón, la Limonyacu, la del río Malo, la de San Rafael, cuyo descenso de agua tiene una longitud de aproximadamente 160 metros, forman parte del patrimonio natural y también están siendo difundidas para disfrutar de la zona.

UN PUEBLO MÁGICO
La gran diversidad natural y todas sus otras bondades llevaron a que, a inicios de marzo, El Chaco sea declarado como unos de los Pueblos Mágicos del Oriente ecuatoriano por parte del Ministerio de Turismo.

El 87 % de su territorio está compuesto por áreas naturales protegidas, como la Reserva Ecológica Cayambe Coca, Parque Nacional Sumaco Napo Galeras, Bosque Protector La Cascada y la Reserva de Biósfera Sumaco.

Las manifestaciones culturales conforman también parte de los principales atractivos turísticos del cantón, que cuenta con producción agrícola y ganadera. (IC)