Exclusivo
Personaje

Conoce a un milagro viviente

A los 28 años un accidente marcó su vida. Hoy físicamente no se mantiene de pie, pero su fe sí. EXTRA comparte una historia que demuestra que ante la adversidad es posible seguir

cantante
‘Los caminos de la vida’ es una canción que Estefy ha cantado en varias presentaciones, sin pensar que los suyos cambiarían de un momento a otro.cortesía

Cuando los doctores se refieren al caso de Estefanía García de Reino lo hacen como ‘un milagro’ . Para ella lo que ha ocurrido en su vida solo tiene una respuesta: Dios.

La madrugada del 10 de marzo del año 2019, un accidente automovilístico cambió su destino en el mundo. Después de culminar una presentación musical por el Día de la Mujer, la joven de 29 años, quedó atrapada en su Renault Logan. La calzada, humedecida por una ligera llovizna, causó el choque del vehículo en la autopista Cuenca-Azogues.

El fuerte impacto produjo una sección medular completa, que significa cero movimientos por daño en su médula espinal (cuadriplejía), ese fue el diagnóstico médico. Por dos meses estuvo recluida en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital del IESS de la Atenas del Ecuador.

RELACIONADAS

“No recuerdo nada del accidente en sí, pero cuando estuve en UCI nunca sentí miedo, y es allí cuando me di cuenta que Dios estaba y está conmigo, que me salvó la vida porque tiene un propósito en la tierra para mí. A pesar de los diagnósticos devastadores que recibía, decidí dejar todo en manos de Él. Con el accidente entendí que Dios siempre ha estado conmigo, solo que yo no estaba con Él”, manifiesta Estefanía, quien se esfuerza para hablar, debido a la traqueotomía que le practicaron para que pueda respirar mejor.

Inicialmente los galenos le dijeron que nunca movería más allá de la cabeza, pero poco a poco, en menos de 6 meses recobraba la movilidad, primero de un lado de su cuerpo (brazo y pierna), luego del otro. Con ayuda de personas se pone de pie y da uno que otro paso. De manera literal está volviendo a empezar. Y su médula paulatinamente se está regenerando y la respuesta de los médicos ha sido… ¡es un milagro! No hallaron una explicación lógica ni científica.

Dios no solo reconstruye mi médula, también lo hace con mi corazón y vida”, expresa Estefanía con una sonrisa llena de paz y gratitud, a pesar de contar con un 80% de discapacidad.

cantante
Junto a su esposo, quien ha sido un gran soporte en su recuperación.cortesía

Prueba tras prueba

Mientras ella permanecía en una camilla de Cuidados Intensivos, su esposo, Julio Reino, fue operado por una deficiencia renal, le extirparon un riñón, pero ninguno de los dos reniega por lo sucedido, solo agradecen un día más de vida.

Y en mayo pasado, su suegra, de 72 años, falleció de un infarto y, por causa de la pandemia, no pudo estar con el resto de la familia, acompañándolos en ese duro momento y despedirse de ella, pero también sabe por qué Dios permite que pasen las cosas y se somete a su voluntad.

cantante
Estefanía recorría toda Cuenca con sus grupos de mariachis.cortesía

Cuando el corazón canta...

Estefanía fue Relacionista Pública de la Universidad Católica de Cuenca (por 5 años) y a la vez era miembro de varias orquestas (Saravia y Santo Rollo) y mariachis (Santana, Guadalajara y Acapulco), con los primeros estuvo cuatro años y con los segundos un lustro.

Es que el canto es su pasión desde niña, y reconoce que es un talento que vino del cielo y ahora lo quiere regresar a este mismo lugar. Aunque en la actualidad no puede cantar, no pierde la fe de que lo hará, en el tiempo de Dios. Pero eso no la ha detenido para que ella saque su arte. Hoy compone alabanzas.

Y en sus redes sociales, escribe y habla, aunque con dificultad, pero alienta a otros a seguir confiando y no bajar los brazos. En la actualidad sigue con sus rehabilitaciones. “Es complicado llevar una vida en la cual otras personas te asisten aún para realizar las cosas más pequeñas, pero esto será pasajero, me recuperaré, pues dependo del Todopoderoso”.

  • Ella es madre de Amelia, de dos años de edad, quien es parte de las ‘medicinas’ que reconfortan su alma.
  • Estefanía sí cuenta con su carné de discapacidad, y lamenta mucho lo acontecido con la entrega fraudulenta de estos documentos a personas que le dieron fines mezquinos y personales. 
TE RECOMENDAMOS