Exclusivo
Buena Vida

Enséñale a tu hijo a perder

Vivimos en una sociedad competente y parece que lo que más importa es ganar para sobresalir.

padre e hijo en la playa
Papá/mamá, de ti depende la formación de su carácterpixabay

Es común que en las consultas dep sicología infantil se encuentran todos los días con niños de mala conducta. Se llevan el balón a casa y aquí nadie juega, lanzan el tablero de ajedrez porque han perdido. En ese momento los padres concluyen que a la próxima le van a dejar ganar. Para que se quede contento, para que no le dé una crisis de rabieta. Efectivamente por ese instante se quedará contento, pero con el parche que ponemos al asunto estamos abriendo sin querer un agujero por otro lado. 

La psicopedagoga Eneliath Naula Escalante, especializada en modificaciones de conductas en niños, con más de 30 años de experiencia, sostiene que los niños necesitan perder para aprender a manejar la frustración. El juego ofrece muchas posibilidades. No es ganar o perder, se trata de aprender y de transmitir valores como la humildad o la constancia

  • Razones por las que no es bueno dejarlos ganar
Si gana, no trabajas con él la tolerancia a la frustración y otras emociones relacionadas. Por tanto, cuando juegue con otros niños y no gane tratará de hacer trampas y si aún así no consigue nada llorará, se pondrá triste o se enojará con los demás. 

Piensa que las cosas se pueden obtener sin esfuerzo. Si pierde puedes motivarlo para que siga luchando por superarse y él mismo verá pequeños avances si se concentra. 

No trabajas la empatía. Con ganar y con perder estás ayudando a que mejoren sus habilidades sociales y se ponga en el lugar de los demás.

La experta

 "Es necesario entender que el juego es un proceso de aprendizaje, que nos enseña a aceptar que en ocasiones se gana y en otras no. El dejarlos ganar siempre es sobreproteger y no dar oportunidad al crecimiento emocional sano, las victorias, así como las derrotas, nos enseñan a ser mejores emocionalmente y socialmente. Desarrollar un ego sano es aceptar que aún perdiendo estamos ganando". Eneliath Naula Escalante, psicopedagoga.  

El rol del padre y de la madre 

Es importante que sepas que eres una enorme influencia en la vida del pequeño. Hay niños que quieren hacerlo todo bien y cualquier error, por pequeño que sea, les resulta inaceptable. Incluso pueden llegar a abandonar tareas nuevas por miedo a fracasar.