Exclusivo
Buena Vida

La devoción nació bajo un pechiche

Hechos inexplicables ocurridos en un árbol dieron paso a jornadas de fe, creencia y fervor que son parte de la historia de san Jacinto de Yaguachi

iglesia yaguachi
La historia de san Jacinto, patrono de Yaguachi, surgió en el sitio donde está la catedral.Miguel Laje

A paso lento, los devotos entran a la basílica de Yaguachi y ante el altar principal oran con fervor. Sin las acostumbradas procesiones, comercio y las visitas multitudinarias, en este cantón de la provincia del Guayas se mantiene una veneración que nació tras la llegada de los españoles a nuestras tierras y que es parte de su historia.

Fue bajo un frondoso árbol de pechiche que estaba en el sitio, donde actualmente está levantado el tradicional templo, en que se hicieron las primeras oraciones al sacerdote Jacek Odrowąż que se venera en esta iglesia.

El religioso polaco falleció el 15 de agosto de 1257, pero luego de su canonización, el 17 de abril de 1594, se lo empezó a llamar san Jacinto, y por su imagen impregnada en un lienzo, siglos después, este hombre de fe fue nombrado patrono de esta localidad. Anualmente se lo recuerda, en cada agosto.

La Iglesia celebra la festividad a Jacinto de Cracovia el 17 de agosto, por lo cual ambas fechas son simbólicas en Yaguachi.

La conmemoración a aquel santo se convirtió en una de las más importantes tradiciones religiosas de la provincia y del país. Este año, por la emergencia sanitaria, todos los actos, religiosos y culturales, están suspendidos, pero la fe se mantiene en la casa de oración.

La devoción al santo polaco, según la información que difunde el Municipio de la localidad, nació a mediados del siglo XVI cuando encontraron un lienzo con la imagen de san Jacinto colgada de una rama del árbol de pechiche.

Esta pintura habría pertenecido a un maderero proveniente de Polonia, quien habría encontrado bajo la sombra del pechiche un sitio ideal para orar después de sus jornadas.

Dicha pintura fue donada al templo de Yaguachi Viejo de aquel entonces. Es aquí donde se mezclan las leyendas de este santo que se han contado de generación en generación.

UN LIENZO ANDARIEGO

Se dice que el lienzo se le desaparecía al mismo dueño, quien después de rezar lo guardaba en su canuto de caña, pero él lo encontraba colgado en el árbol.

También se cuenta que las desapariciones de la obra ocurrían cuando ya había sido donada a una capilla.

El sacerdote de aquel entonces habría organizado algunas procesiones para llevar de vuelta al templo al lienzo, el cual volvía a aparecer en el pechiche.

Entre los años 1887 y 1891 ejerció su labor pastoral en este territorio el párroco italiano Antonio Mitalli, y él dejó escrito que, por las apariciones milagrosas de san Jacinto, durante muchos años, ese árbol fue sitio de peregrinación. Más tarde se construyó una ermita. Ahora está el santuario.

El extinto historiador de la Iglesia católica y expárroco de Yaguachi, monseñor Roberto Pazmiño, también dejó su investigación sobre san Jacinto. En su obra ‘El santo andariego’ indica que en 1579 llegaron a Guayaquil diez dominicos españoles, quienes fueron encargados de administrar los sacramentos y oficios en el Puerto Principal y sus comarcas vecinas, entre ellas Yaguachi.

Aquellos religiosos predicaron el culto al santo y como años después los enviaron a la zona de Chongón, la devoción al polaco se extendió.

Además del cantón Yaguachi, en el país hay otras localidades, en las provincias de Guayas, Manabí y Los Ríos, donde se recuerda a este hombre santificado que vivió hace más de siete siglos. (IC)

thumbnail_CON UNA PROCESION MOTORIZADA CELEBRARAN A SAN JACINTO ENEL MORRO
El domingo 16 de agosto de 2020, a las 12:00, en El Morro realizarán una procesión con la imagen. Néstor Mendoza

Ofrecerán una misa y serenata

La pandemia frenó los actos sociales y culturales en honor a su patrono san Jacinto en la histórica población de El Morro, también en la provincia del Guayas.

“Los festejos se vivirán con espiritualidad y recogimiento, que es la verdadera intención de estas fiestas, donde deben primar la fe y el acercamiento a Dios a través de san Jacinto”, dijo en la homilía del pasado domingo el párroco Juan Ponce.

RELACIONADAS

A las 19:00 de este sábado 15 de agosto de 2020, realizarán la misa de fiesta y los grupos católicos ofrecerán una serenata al santo.

Lorgia Vega, vocal del GAD parroquial, sostuvo que si bien este año se han visto interrumpidos los tradicionales festejos que son parte de la identidad cultural de El Morro, sin embargo, por “esa misma fe que tenemos a san Jacinto, rogamos que la pandemia termine”, dijo. (NM)

TE RECOMENDAMOS