Exclusivo
Buena Vida

En Santa Elena comen los ‘muertos chicos’ y los ‘muertos grandes’

La conmemoración del Día de los Difuntos es una tradición en Ecuador. Según estas, los rituales que se realizan durante la fecha pueden variar. En EXTRA te contamos todo sobre esta celebración.

Imagen descarga (5)
Las familias preparan la mesa con los alimentos para sus difuntos.Joffre Lino / Extra

La conmemoración del Día de los Difuntos es una tradición en Ecuador. El historiador de la península, Carlos Vera Chamaidan, dice que la celebración es una fusión de ritos católicos y andinos que cada comunidad ha adaptado a sus costumbres a través del tiempo.

En la provincia de Santa Elena, por ejemplo, se festeja durante dos días para recordar a quienes fallecieron: el 1 de noviembre está enfocado en los que se fueron siendo y se denomina ‘Día de los muertos chiquitos’; el 2 de este mes, ‘Día de los muertos grandes’.

En ambas fechas, las familias se reúnen para visitar los cementerios y realizar plegarias. Sin embargo, los rituales varían: muchos acostumbran a llevar serenatas mientras otros coronas de rosas; asimismo, hay quienes se juntan para comer al pie de las tumbas.

La mesa para los difuntos

En la llamada mesa de los difuntos —que se sirve en la madrugada— se colocan platillos que el familiar disfrutaba comer en vida. Además de los panes de muerto y también la colada morada que es una costumbre de la serranía.

Hay quienes sirven la mesa a las 02:00, pues creen que la tranquilidad de ese horario ayuda a las almas a llegar. Otros prefieren colocarla a las 05:00.

La mesa permanece de esa manera durante todo el día. La comida se cubre con un toldo blanco y se deja junto a una vela encendida.

Los familiares llaman a las almas de sus seres queridos y luego dejan el lugar solo por varias horas. “Juan ven a comer, ya está servido, aquí te dejo tu ceviche, ven mijo lindo”, dijo Carmen Tigrero, la madrugada del miércoles.

Los alimentos de los muertos

Entre los alimentos que destacan están el pan de muerto, el arroz con dulce, las ciruelas, camote asado, dependiendo de la comunidad. En Anconcito se preparan langostas y camarones; en Santa Rosa, el pescado salado y el picante de pescado no pueden faltar; en Libertad, moro, tallarín de carne y pollo son la primera opción. La zona norte de la península presenta natilla de maíz y los tambores de yuca.

Los muertos vivos

‘Los muertos vivos’, así se conoce a las personas que acuden a las casas para servirse los alimentos del difunto. Ellos recitan la frase: “ángeles somos, del cielo venimos pan pedimos, si no nos dan ya no venimos”, para que puedan entrar y ser atendidos.

El recorrido de los ‘muertos vivos’ se realiza por varias casas hasta obtener una gran cantidad de pan. En ciertas familias acostumbra rezar un Padre Nuestro y un Ave María antes de brindar el pan.