Dale descanso a tu cuerpo

Exclusivo
Buena Vida

Dale descanso a tu cuerpo

Cuando la cantidad de actividad física es excesiva el cuerpo comienza a rebelarse y a dar señales de que necesita descansar.

Foto de Sistema Granasa
Cuando la cantidad de actividad física es excesiva el cuerpo comienza a rebelarse y a dar señales de que necesita descansar.Internet

Hay ocasiones que por salud o querer estar en forma nos extralimitamos en hacer ejercicios, lo que nos lleva a la fatiga. Te dejamos las señales de que estás llegando al límite.

Hay ocasiones en que por salud o mantenernos en forma, sin querer, nos volvemos adictos al deporte o a los ejercicios. Tratamos de mantener una rutina tan fuerte que sin darnos cuenta llevamos nuestro cuerpo al límite. Cuando la cantidad de actividad física es excesiva el cuerpo comienza a rebelarse y a dar señales de que necesita descansar.

“Si la actividad física que se realiza no es regular, o si es novato en determinado deporte, se debe dosificar el entrenamiento, puesto que el cuerpo debe adaptarse progresivamente al ejercicio de alta intensidad, caso contrario se favorece el síndrome de sobreentrenamiento”, aseguró Mayra Analuisa, terapeuta física y especialista en rehabilitación pediátrica con 6 años de experiencia.

Señales de cansancio físico

* Sensación de agotamiento

* Fatiga muscular

* Cambios de humor

* Trastornos alimentarios

* Dolor de cabeza y articulaciones

* Aumento sustancial de lesiones

* Descenso brusco en el rendimiento

Prevención

Hacer ejercicio es beneficioso para la salud, practicarlo en exceso o de forma inadecuada tiene efectos adversos sobre nuestro organismo, a continuación algunos consejos para prevenir el sobreentrenamiento:

- Aumentar la intensidad del ejercicio de manera paulatina: la duración de la actividad y el ritmo son factores importantes.

- Descansar el tiempo necesario: tras el ejercicio físico y por las noches.

- Mantener una dieta equilibrada: con la asesoría de un profesional en nutrición.

- La individualización: conocer que cada cuerpo es diferente, por lo cual no se debe seguir patrones de entrenamiento.

- Establecer objetivos de entrenamiento: es necesaria la ayuda de un profesional para plantear un programa acorde a tus necesidades y condición física.

- Siempre estar pendientes de las señales de alerta que emite el cuerpo.

Si los dolores persisten

Según Analuisa, el dolor muscular es frecuente cuando se practica un nuevo ejercicio o se aumenta la intensidad, al aparecer inmediatamente posentrenamiento se denomina dolor agudo y tiene una duración aproximadamente de 12 horas, en algunos casos el dolor puede permanecer entre 48 a 72 horas.

Para aliviar el malestar puede realizar elongaciones suaves, descansar, usar hielo en caso de inflamación o usar calor para aumentar el flujo sanguíneo.

Si el dolor persiste por más de una semana, empeora con el ejercicio o es insoportable al punto de impedir el movimiento, debe consultar con un especialista.

Ojo con las fatigas

“Cuando una persona hace excesivo deporte, podemos determinar que el cuerpo necesita descanso por dos indicadores: a nivel clínico deberíamos estar viendo una cantidad excesiva de entrenamiento, lo cual nos está diciendo que algo no está bien.

También lo podemos deducir cuando los médicos vemos lo que se llama vigorexia, que es el deseo extremado de seguir haciendo más deporte y esa persona no se da cuenta de la condición muscular. La vigorexia no es otra cosa que la excesiva cantidad de ejercicios al que se ve sometido el cuerpo, y no se lo identifica como un síntoma.

Hay algunas formas de determinar la fatiga, una de ellas es por el cansancio que se siente pese a haber pasado las 48 horas de haber hecho deportes. Mi recomendación es que si alguien se siente bastante cansado debe parar completamente y ver qué es lo que está pasando.

Si se vive con el dolor es que no está bien. Hay que recalcar que el deporte debe ser amor y placer”.

Andrés Arce, médico deportólogo, 25 años de experiencia, exmiembro de la FEF.

¿Cambiar de ejercicios o esperar a que pase el malestar?

La duración del dolor y el ritmo de la recuperación, depende de la capacidad del cuerpo para limpiar y reparar el daño muscular producido por el ejercicio.

A pesar de que puede tardar hasta una semana para que el dolor desaparezca por completo, es seguro continuar participando del entrenamiento cuando no hay signos de lesiones.

Algunas personas preocupadas por la influencia negativa del dolor optan por esperar de dos a tres días, otra opción es trabajar diferentes grupos musculares en días determinados, para que cada uno tenga su periodo de recuperación.