Exclusivo
Personaje

¡Se graduó a los 74 años!

A esa edad, Sara Arias se convirtió en bachiller de la República del Ecuador. La COVID-19 no pudo opacar la ceremonia de la madrina y fan de la banda de Zámbiza.

adulto mayor graduada
De apariencia seria y corazón noble. Tiene varios títulos, quizá no son académicos, pero si afectivos: la ‘superveci’, ‘la gran madre’, entre otros.Cortesía

Hace 60 años que Sara Arias no se sentaba sobre un pupitre ni entraba a un salón de clases. Sin embargo, luego de jubilarse, en el 2015, decidió matricularse a escondidas en la Unidad Educativa Pedro Luis Calero, en la parroquia Zámbiza, del Distrito Metropolitano de Quito. Fue parte del proyecto EBJA (Educación Básica para jóvenes y Adultos), del Ministerio de Educación, a través del cual pueden terminar su escolaridad.

El estrés y un ‘bajón’ en su salud fueron las razones por la cual doña Sarita se inscribió en el plantel. “Siempre ha sido activa, trabajadora y el no tener qué hacer la estaba enfermando”, manifiesta Maribel, su hija.

“Me metí a estudiar para poner en movimiento mi cerebro, por cuestiones de salud. Y cuando ingresé me sentía mejor”, dice la septuagenaria, quien retomó sus estudios desde octavo de básica y de allí se fue de largo. En sus cinco años de colegio solo faltó una vez (por un asunto personal), jamás llegó tarde ni se quedó de supletorio.

RELACIONADAS

A todo lo que ella se ha dedicado en la vida le ha puesto mucho esfuerzo, como vender espumilla, cargar cascajos y lavar sábanas y toallas en un hotel de Zámbiza.

Esa misma entereza la aplicó en su instrucción académica. En ocasiones dejaba de comer o se quedaba hasta la madrugada haciendo sus tareas, pero nunca renegó, al contrario, al día siguiente venía feliz a contarle a su familia las excelentes notas que sacaba, producto de su ahínco. Para ella querer es poder.

graduada
Sarita exponiendo junto a sus compañeras. Si era de disfrazarse, era una de las primeras en animarse a hacerlo.Cortesía

Casi se la ‘saca’

Nunca esperó que la vieran como la abuelita a la que debían regalarle los puntos solo por pura simpatía o pena, ella se ganaba sus buenas calificaciones. Sin embargo, admite que ‘pataleó’ con inglés y matemáticas, sacando 7,50 de puntaje. Su asignatura favorita fue filosofía y le encantaban los mapas. “En física el licenciado nos decía que usáramos la calculadora no más, pero para mí era más complicado, por eso cogía papel y lápiz y a punta de cabeza desarrollaba las operaciones matemáticas”, indica.

Una vez pensó en retirarse y lo comunicó a las autoridades del centro educativo, quienes no aceptaron esa decisión y la respuesta fue “usted es nuestro orgullo”, señala Yohanna Jacomino, docente coordinadora del proyecto EBJA.

Sus otros honores

No solo ha sido una destacada alumna, también es excelente madre, abuela, tía y hermana. Para ella el estudio es tan importante que ayudó a tres de sus 11 hermanos a terminar la secundaria, cubriéndoles los gastos. Siempre está pendiente de sus seres queridos, no únicamente en estos tiempos de COVID-19. Aunque afirma que varios de ellos han sido contagiados del virus pandémico y ya se están recuperando. “Desde que falleció nuestra madre, ella ha ocupado su lugar, no porque le tocó por ser la mayor de todos, no, sino porque ella ama a la familia, indica Polo Arias, su hermano.

graduación
Con su familia festejó este importante logro académico.Cortesía

Asimismo ella es buena ‘veci’. Es famosa por compartir su colada morada en el Día de los Difuntos, y fanesca en Semana Santa… Y aunque el coronavirus frenó su pachanga de graduación, no impidió su ceremonia, la cual fue desarrollada vía Zoom, y la pudieron ver familiares de otras provincias. 

Igual esperan, cuando sea posible cumplir su anhelo: celebrar su graduación con su agrupación favorita, la banda de Zámbiza, de la cual es su madrina y dos de sus hermanos miembros de ella. Por ahora Sarita sueña con estudiar medicina o poner un emprendimiento de manualidades y tejidos, porque tiene esa habilidad.

El coronovirus inspiró el tema de su proyecto de graduación. Doña Sarita habló del virus, la cantidad de contagiados y las medidas de bioseguridad, su cumplimiento o no, entre otras aristas.

TE RECOMENDAMOS