Exclusivo
Mis Historias Urbanas

Mis Historias Urbanas: Intrusa terrorífica

Si tienes alguna historia escribe a moncadab@granasa.com.ec o llama al 042201100, ext. 2099

MHU versiones definitivas-01
Mis Historias Urbanasblanca moncada

Adelaida llega a su casa en Los Ceibos y encuentra en el portal a una intrusa. La vio merodear por la zona antes, pero nunca imaginó que llegue a estos extremos: echarse, sin vergüenza, en los exteriores de su propiedad. La dueña de la villa pasa del asombro al susto cuando nota que la invasora no se mueve y que, además, tiene la lengua afuera.

¿Estará muerta? Lo que nació como una duda es causa ahora de pavor. Adelaida intenta no entrar en shock y va en busca de ayuda. Halla a un policía mal parqueado a medio camino. Le explica y lo insta a verificar la escena. El uniformado la sigue. Esta vez Adelaida no se acerca. Tiene los ojos abiertos, como una lechuza a la medianoche, y el terror puede olerse en su perfume. 

El poli llama a refuerzos. Ella teme lo peor. A estas alturas, toda la ciudadela se enteró del hecho. El paco usa su tolete para tener contacto con el cuerpo y verificar su estado. Lo hace como quien mueve carbón encendido en una parrilla, despacio. Espera reacción. Nada. 

Al segundo intento la intrusa salta. Él, igual, del susto. Está viva. Adelaida, en cambio, casi muere, también del susto. El héroe de esta historia es sin duda el policía, pues aunque la iguana mostró resistencia, él pudo tomarla de la cola antes de que llegue la patrulla. Se la llevaron.