Exclusivo
Buena Vida

¡No odies tu silueta!

Tu cuerpo ha hecho mucho por ti, te dio a un hijo... ¡Eres perfecta tal y como eres!

maternidad cuerpos
Llenita o no, disfruta que puedes abrazar, besar y sentir a tus hijos.Shutterstock

Mamá, no olvides que tu hijo te está observando. Ellos son listos y aprenden por imitación. Si notan que te quejas de tus senos, de estrías, de piel flácida, de manchitas en la cara y más... pensarán que está bien no aceptarse físicamente, así que no desperdicies este momento valioso y muéstrate como una mujer real.

Tu cuerpo hace mucho por ti. El corazón, cerebro, pulmones y más funcionan a la perfección y te permiten tener la salud necesaria para criar a tus hijos.

Los complejos están en la cabeza. Así lo resalta la psicóloga clínica Cassandra Hidalgo, con más de 10 años de experiencia en temas familiares. “No debemos verlas como imperfecciones, son huellas de amor y vida. Aprender a aceptarse y a amar estos cambios es la clave. Si te sientes insegura y no logras estar en armonía con tu cuerpo busca ayuda profesional”. 

Para sentirte bien

​Haz ejercicios. Es la mejor manera para reconciliarte con tu cuerpo y tu yo interno. Después de sudar, te sentirás liberada.

Cuida tu cuerpo. Duerme lo suficiente, come sano y permítete ‘pecar’ con uno que otro dulce. Evita la frustración.
Mímate. Busca un momento para hacerte masajes o visita la peluquería por un cambio de look.

Revisa tu armario. Que tu outfit vaya acorde a tu cuerpo y te haga resaltar. Elige las prendas que más te favorecen y disfrútalas.

Rodéate de gente que sume. Dialoga con ellos, pero selecciona a la gente que aporte a elevar tu autoestima.

Toma nota

Rechazar tu cuerpo es sinónimo de baja autoestima. Psicológicamente existe un malestar y necesitas devolverte la confianza. Hasta las grandes modelos tienen imperfecciones.

Experiencias

“Después de dar a luz no me reconocía, extrañaba verme con pancita. Me costó entender que esa mujer, la del espejo, era yo, hasta que acepté que mi cuerpo es increíble. En algún momento, dos cabezas, dos corazones... Actualmente todo va volviendo a su normalidad. Tengo la marca de la cesárea que me recuerda que ‘fabricamos’ un bebé”. Emma Guerrero, actriz e influencer.

“Cuando nos convertimos en madres, nuestro cuerpo pasa a segundo plano, debe primar el amor a nuestros bebés. No puse límites en la comida durante mi embarazo. Mi prioridad era que mi hija sea lactante y lo logré. Subí de peso, pero no me estresé por eso, puse toda mi atención para aprender a atender a mi nena”. María Fernanda Pérez, presentadora de televisión y cantante.