Padres asustados porque sus hijos, estudiantes, pueden ser víctimas de antisociales
Suscríbete

Exclusivo
Familia

Padres asustados porque sus hijos, estudiantes, pueden ser víctimas de antisociales

Tu vástago regresó a la educación presencial y te 'paniquea' que él sea blanco de malandros. Expertos comparten medidas psicológicas y de seguridad para que ni tú ni él estén con los pelos de punta.

estudiantes
Algunos progenitores tendrían miedo de que sus hijos sean asaltados en sus recorridos de buses escolares.Christian Vásconez-Extra

“¿Llegará bien a la escuela? ¿Retornará sin novedades a casa? ¿Se le acercará un extraño? Es válido que se haga estas preguntas, pues responden a la preocupación normal que un padre de familia tiene cuando sabe que su hijo ha regresado a estudiar presencialmente y podría ser víctima de antisociales, por el alza de la criminalidad del país.

“Sienten inseguridad, ansiedad y sentimientos de culpa al mandarlos solos; o en otros casos los envían con una persona externa al círculo familiar, debido a que los progenitores necesitan ir a sus trabajos”, expresa el psicólogo Jaime Sánchez.

Algunos ‘paniqueos’

Que les quieran robar sus dispositivos electrónicos, que los puedan secuestrar, les ofrezcan drogas o inviten a ser parte de alguna banda, que los puedan agredir sexualmente, entre otras preocupaciones tendrían los padres, sostiene la psicóloga clínica Susana Osorno.

Según el experto, niños y adolescentes son vulnerables y corren mucho riesgo, pues son susceptibles de sufrir manipulaciones emocionales. Y Osorno destaca que los tímidos dan más ‘papaya’.

“No tienen la confianza para contar lo que pasa. Temen que piensen que la culpa fue de ellos y no de la persona de afuera. Los retan y castigan por todo”, advierte la especialista.

Resultado: Sobreprotección

El nerviosismo puede hacer que los padres caigan en la sobreprotección, pueden no dejar salir de sus hogares a sus chicos; o de llamar a la ‘profe’ o hijos por el ‘celu’ a cada rato. Los papás pueden llegar a impedir que sus niños mantengan relaciones interpersonales con otros, pues desconfían de todos, lo que desencadena un aislamiento social, asevera Sánchez.

EXTRAtips psicológicos

1. Fomenta la confianza en tus chicos. Así te contarán todo lo que pasa. No tendrás que preguntar, ellos sentirán la necesidad de revelarlo.

2. No consuman noticias pesimistas antes de ‘ruquear’. Esto causa ansiedad e imposibilita el sueño, desencadenando en insomnio. La persona se levanta con estrés y cansancio mental por no tener una buena ‘ruca’.

3. Evita tomar cafeína. Esta estimula la frecuencia cardíaca y da lugar al nerviosismo, agitación y puede disparar los niveles de ansiedad.

4. Padres, no le ‘peguen’ su ‘paniqueo’ a sus hijos. La ansiedad de los progenitores es el alimento de los síntomas de sus chicos, por eso conserven la calma y proyéctenla a su descendencia, que podría seguir el mismo patrón de conductas nerviosas.

EXTRAtips de seguridad

1. En el bus: Que los chicos no exhiban el celular o tableta dentro del transporte, mejor que los guarden. Que vayan con las ventanas cerradas del expreso y que no compren nada a los vendedores informales en las calles, sugiere Nelson Yépez, experto en seguridad.

2. Trata de que él no vaya solo. Busca que alguien de confianza lo acompañe, (familiar que no trabaje), o arma un grupo de compañeros de su colegio que viva cerca, entre ellos se podrían cuidar.

3. Si estudian en la noche, que no se queden ‘pajareando’. De su casa al plantel y viceversa; que evada las zonas oscuras.

4. Si llegan a robarle que no ponga resistencia. Que trate de estar calmado y entregue sus pertenencias. Su vida vale más que cualquier objeto. 

“Los miedos de los padres se dan según la responsabilidad de ellos en su rol. Unos no quieren que les pase nada malo a sus chicos y se preocupan, a otros les vale”.Susana Osorno, psicóloga clínica
colegio
Para estar tranquilos, algunos padres de familia recogen a su descendencia en los planteles.Christian Vásconez-Extra
“Taquicardia, preocupación, nerviosismo o miedo intenso, estos síntomas se manifiestan cuando presenciamos alguna amenaza como un robo, un sicariato, etc.”.Jaime Sánchez, psicólogo