Exclusivo
Buena Vida

No se queme ni en la cocina ni con el viejo

Tome en cuenta estos consejos para que en un momento inevitable sepa cómo debería actuar en Navidad o vísperas de año nuevo.

BOMBEROS
Tome en cuenta estos consejos para que en un momento inevitable sepa cómo debería actuar en Navidad o vísperas de año nuevo.

Las fiestas por Navidad y de año nuevo traen alegría. Pero también podrían ocasionar desgracias. Ya sea en la casa o en la calle, el riesgo siempre está latente, especialmente con quemaduras.

La paramédico Mónica Unaucho, miembro del Cuerpo de Bomberos de Quito, señala que en el caso de un domicilio, la cocina es un punto potencial en el que pueden haber accidentes. Esto, principalmente en la época navideña. Se pueden enfrentar dos escenarios.

Unaucho indica que, generalmente, se utiliza el horno para preparar los platos característicos de la época. Por consiguiente, hay momentos de descuido y se deja abierta la llave del gas, provocando una deflagración el instante en el que se enciende un fósforo.

El segundo momento, en cambio, puede darse por una fuga. “La gente debe revisar por las noches las mangueras y válvulas para evitar escape de gas”, reflexiona. Esto puede causar una explosión si se enciende una luz.

En ambas situaciones, las quemaduras pueden lastimar la cara, las manos y el pecho. También pueden ser de primer y segundo grado.

Mientras que en fin de año, la uniformada manifiesta que la calle es el otro lugar donde pueden darse incidentes con la candela. Principalmente al momento de encender el año viejo, porque se usa generalmente gasolina.

De ese modo, la persona puede sufrir por quemaduras en sus piernas. “Puede quedarse la ropa pegada al cuerpo”, asevera la socorrista.

Para auxiliarlos debe entender la diferencia entre las heridas de primer, segundo y tercer grado. Las del principio son las que afectan de manera superficial a la piel, por ejemplo, solo hay un área como si se hubiera quemado con el sol. La otra puede producir ampollas y los más óptimo es no reventarlas.

Las últimas, en cambio, son las más serias. Estas son cuando la dermis está completamente negra e incluso se pueden ver músculos o hasta los huesos.

Una vez que pase la desgracia, la nutricionista Diana Vinueza, del hospital Pablo Arturo Suárez, dice que el tratamiento es tomar, en primer lugar, bastante agua. Esto porque existe una grave deshidratación.

“Se puede consumir los sueros de hidratación oral”, precisa la especialista. Además, la dieta dura tiene que ser de altas cantidades de proteínas: huevo, pollo y carne, siempre y cuando no contenga grasa.

Es importante el consumo de vitamina C que promueva la cicatrización. “El jugo de naranja es el más recomendable”, afirma.

Identificar

Lo primero es que se debe diferenciar cada una de las quemaduras para poder actuar de un modo adecuado. Dependiendo de la gravedad de la lesión, se puede movilizar al paciente a un hospital o esperar ayuda de profesionales.

Primer grado

Lo que recomienda la bombero es que se debe colocar en el área afectada una crema humectante. Se lo debe hacer hasta que la molestia de quemazón disminuya. No es necesario acudir a un centro médico.

Segundo grado

Si en la piel empieza a salir un grupito de ampollas, es bueno poner la parte herida en un grifo con abundante agua. Unaucho recomienda que no se las reviente porque dificulta una cicatrización más efectiva.

Tercer grado

En este momento, la piel puede adherirse a la ropa, por lo que no es bueno tratar de desprenderla. Si no es así, es mejor envolver el brazo, pierna o cualquier otra parte con paños totalmente secos hasta llegar a un hospital.