Exclusivo
Buena Vida

Las facciones pueden revelar el apetito sexual

En un estudio realizado en la Universidad de Nipssing se relacionan las características faciales de una persona con su actividad sexual.

Imagen model-2598442_1920

Si bien es cierto que el rostro puede ser el espejo de las emociones, esto no es lo único que refleja: también ayuda identificar otros datos de tu vida, por ejemplo, los relacionados a tu actividad sexual.

Un estudio realizado por la Universidad de Nipssing —por el profesor de Psicología Steven Arnocky—, demuestra cómo “la forma del rostro podría estar dando más información acerca de tu vida sexual de lo que imaginas”, según un artículo de su portal universitario.

En este documento, se exponen dos estudios realizados por separado entre estudiantes de dos ciudades canadienses. En el primero, 145 estudiantes que tenían una pareja sentimental completaron cuestionarios sobre su comportamiento interpersonal y su impulso sexual. Los investigadores produjeron una serie de fotografías de los participantes para determinar su proporción facial de alto y ancho (FWHR, por sus siglas en inglés).

El segundo, por otra parte, analizó a 314 estudiantes y fue una versión extendida del primer estudio. Esta investigación incluyó preguntas sobre la orientación sexual de los involucrados, las posibilidades de que consideren la infidelidad, su orientación sociosexual —expone la publicación— y este último es una medida de “cuán cómodos están los participantes con el concepto de sexo casual que no incluye el amor o el compromiso”.

Entre los resultados, el estudio determinó que los hombres de cara cuadrada tienden a ser más agresivos, más dominantes y se los percibe más atractivos como parejas sexuales a corto plazo que sus contrapartes más delgadas y de rostro largo, se expone en la publicación.

Asimismo, los hombres y mujeres con mayor proporciones particulares del ancho y alto facial, tiene un mayor deseo sexual y a diferencia de los otros, son más tolerantes en el tema de relación casual, con la posibilidad de engañar a sus parejas.