Exclusivo
Buena Vida

Salasacas obsequian herramientas a sus hijos

Comunidad vivió el tradicional Kapak Raymi, ceremonia en la cual celebraron la fuerza y el liderazgo y heredaron los instrumentos para los quehaceres.

Ambato
El líder Mariano Caisabanda entregó a Mateo las herramientas que le servirán de grande para ganarse el sustento diario.Yadira Illescas

Este año no estuvo convocado todo el pueblo. No se escuchó el sonido de los tambores ni del pingullo, pero tampoco se dejó de recordar el 21 de diciembre, fecha dedicada a la continuidad de las destrezas artesanales y agrícolas.

En la Plaza de las Artes de Salasaca, parroquia del cantón Pelileo, en la provincia Tungurahua, se hizo el ritual de la Navidad andina o Kapak Raymi.

Marcelo Caisabanda, representante del Departamento de Cultura del Gobierno Parroquial, explicó que esta es la cuarta celebración andina más importante del año y se realiza el 21 de diciembre como parte del solsticio de invierno.

Esta festividad se practicaba desde la época de los incas, quienes celebraban la masculinidad, la fuerza y el liderazgo. Mientras que la Navidad fue impuesta con la llegada de los españoles. “Pero ambas tienen una similitud y por eso se dice que el 21 celebramos la Navidad Andina, donde los ancianos y sabios comparten sus dones sobre los conocimientos y sabiduría ancestral para que los niños sigan la continuidad de las tradiciones y el trabajo”.

Ambato
Los niños y los ancianos fueron los protagonistas de la actividad en Salasaca.Yadira Illescas
El funcionario también precisó que como “es el tiempo de la germinación de las plantas, aquello también representa el despertar de los niños a adolescentes. Los yachacs (hombres sabios) y los adultos mayores encabezan ceremonias de gratitud y entrega de kamaris (obsequios) a niños de entre cinco a diez años para que puedan continuar con las siembras y el arte del hilado”, manifestó Marcelo Caisabanda.

El ritual fue dirigido por la sabia Gloria Chiliquinga, quien explicó a los asistentes, entre ellos el alcalde Leonardo Maroto, sobre la importancia de agradecer a los cuatros elementos: tierra, fuego, aire y agua, así como a los volcanes y cerros sagrados (Chimborazo, Tungurahua y Teligote) por la germinación que permitirá obtener buenas cosechas para el año nuevo.

Regalo para amar el trabajo

Ambato
En la ceremonia realizada en la Plaza de las Artes de Salasaca también agradecieron a la tierra, fuego, aire y agua.Yadira Illescas

En medio de la plaza se decoró el centro ceremonial con frutas, flores y las herramientas principales de trabajo de los artesanos y agricultores. Después del ritual cumplieron con la entrega de los regalos a los niños.

Cada menor de edad recibió su obsequio. Mariano Caizabanda, padre del prefecto de Tungurahua, Manuel Caizabanda, fue el primero en entregar sus dones al pequeño Pacha.

El niño de cinco años recibió el azadón para que aprenda a arar la tierra, la soga para cargar los alimentos y animales y la hoz para cortar la hierba. “Antiguamente, en el tiempo del Cusco, no se daban caramelos, estos eran los regalos que se obsequiaban a la generación”, sostuvo Caizabanda.

Después le tocó el turno a Sargenta Chiliquinga, quien apadrinó a Margarita, de cinco años, y le entregó el hilo y la vasija para que mantenga la pasión por el hilado.

RELACIONADAS

“Estos dones y herramientas le van a servir en el futuro. El ejemplo que damos es que deben mantener las raíces de su pueblo y siempre trabajar”, sostuvo la sabia.

Fueron 10 diez niñas y 10 niños los beneficiados con estos obsequios tradicionales.

La celebración culminó con la tradicional comida comunitaria o pampamesa. (YIE