Bryan Rivera anhela que el 2022 sea su año

Exclusivo
Deportes

Bryan Rivera anhela que el 2022 sea su año

El exIndependiente del Valle, Barcelona y Guayaquil City reconoce que las dos últimas temporadas no fueron buenas. Ahora en el Cuenca quiere romperla.

bryan_rivera_17-1642087480154
Bryan Rivera jugó hasta la temporada pasada en Guayaquil City.Archivo

Bryan Rivera quiere volver a ser ese jugador de proyección, aquel que defendía y pasaba al ataque con facilidad. El mismo que fue en Independiente del Valle, desde 2017 al 2019.

El esmeraldeño que, el próximo 26 de febrero cumplirá 25 años, reconoce que tras su salida del cuadro rayado, las cosas no se dieron como él esperaba. Dice que en Barcelona, ni en Guayaquil City, pudo mostrar todo su potencial.

Por ello, ahora en Deportivo Cuenca, Rivera siente que el fútbol le está dando otra oportunidad, la cual no quiere desaprovechar.

“Estoy enfocado en volver a mi mejor versión. En el Cuenca espero encontrar esa regularidad que no tuve en las dos últimas temporadas”, asegura el zaguero.

Y es que Rivera está consciente que cuando fue fichado por Barcelona, en el 2020, no fue ni la sombra de lo fue en el elenco negriazul. Cree que no supo lidiar con la presión del hinchada amarillo. Con el Ídolo apenas disputó 7 cotejos (1 por la Copa Libertadores y 6 en la LigaPro).

“En Barcelona experimenté lo que había escuchado de otros compañeros, que el hincha no te perdona ni una sola falla. Recuerdo que en un partido ante Olmedo intenté hacer una jugada de lujo y perdí la pelota. Luego de eso sentí nervios ante los gritos e insultos que venían desde las gradas”.

Tras aquella experiencia, Rivera disputó dos partidos más con los amarillos (hasta la fecha 12 de la primera etapa) y luego de eso no volvió a jugar más en aquella temporada.

Al año siguiente fue cedido a préstamo al City. En dicho club arrancó siendo titular, pero tampoco pudo terminar de la mejor manera, ya que su último duelo lo jugó el 18 de julio, ante Aucas, en la última fecha de la primera etapa. De ahí se perdió toda la segunda fase del torneo.

“En el City no volví a jugar por decisión del técnico. Es algo que hasta ahora no comprendo, porque creo que venía haciendo las cosas bien. Pese a eso nunca pensé en tirar la toalla, pues sabía que Dios me tenía algo bueno preparado”.

Aunque han pasado seis meses desde su último duelo oficial, Bryan manifiesta que se siente en óptimas condiciones para pelear un puesto en el equipo de Gabriel Schürrer.

Nunca paré, siempre estuve trabajando en la parte física. Estoy agradecido con el profe, quien me abrió las puertas en Independiente del Valle y ahora ha vuelto a confiar en mí”.