La columna de la ex: ¡Era malo, y se creía Álex Aguinaga!

Exclusivo
Deportes

La columna de la ex: ¡Era malo, y se creía Álex Aguinaga!

Las verdades que salen a la luz... cosas de futbolistas. 

Doña del fútbol
Historias de la vida real de nuestro fútbol.Archivo

Fuimos novios con derecho 10 largos años, y la verdad es que él siguió su camino y yo ahora soy periodista.

Pero lo que pasó en nuestra relación espero que le sirva a muchos chicos -y sobre todo a las chicas-, para que se den cuenta de que a veces uno tiene la razón en una relación.

‘Mi bebé’, así yo le decía, debía estar bien enamorada para tratarlo así... Bueno era mi bebé, mi feíto. Lo que pasa es que era jugador de Barcelona desde los 17 años, no sé quién le había dicho que iba a ser el nuevo Álex Aguinaga, que algún día sería el número 10 de la Tricolor.

La verdad que no pintaba ni para sombra de Aguinaga, aunque estuviera a 10 pasos de él. Pero lo que sí era es cumplido y disciplinado; cuando tuvo 18 años, no sé qué hizo y subió a primera categoría. Ese día hubo fiesta en la casa de mi suegra, él estaba haciendo realidad su sueño.

Doña del fútbol

La columna de la ex: ¡Mi jugador era un ‘grillo’!

Leer más

Pero lo que nunca contó fue que solo era para entrenar una semana, una especie de prueba, y nunca le habían dicho que iba a ser parte del equipo de primera.

Una vez, por esas cosas de la vida, le preguntamos que cuánto le estaban pagando, y nos dijo que a los de las divisiones menores “no les daban nada”. Pasó un año más y le dijeron que ya no lo podían tener en los entrenamientos, debido a que estaba cerca de cumplir los 20 y que el DT del equipo principal no se había fijado en él.

No sabemos quién le hizo creer que era bueno con la pelota. Cuando sus padres le dijeron que ya debía trabajar para mantenerse, cayó en una depresión fatal, fueron 3 años de tratarlo con psicólogos para sacarle el chip de que era el nuevo Álex Aguinaga. Conmigo estuvo hasta los 27 años, pero todavía se creía juvenil y quería ir a entrenar. Vi que no maduraba y que con él no había futuro. Así que adiós.

Doña del fútbol

La columna de la ex¡No era mudo, sino tímido!

Leer más