La columna de la ex: ¡No era tacaño, era mandarina!
Suscríbete

Exclusivo
Deportes

La columna de la ex: ¡No era tacaño, era mandarina!

Todo puede estar oculto, pero al final sale a la luz. Vida de jugadores ecuatorianos. 

Doña Fútbol
Ella sabe muchos secretos.Extra

Nadie sabe lo que sufre un jugador cuando tiene dinero de más en sus manos. Y peor aún si juega ‘a dos amores’.

Este es el caso de un futbolista que cuando se iban de gira por la Copa Libertadores o la selección, siempre antes del viaje ya le daban el dinero de los viáticos.

Pero resulta que ese dinero, que era para los gastos personales, para las colas o los recuerdos, un jugador que estuvo 10 años en la Tricolor y jugaba en un equipo del Astillero, nunca lo llevó.

Muchos lo tildaron de tacaño y decían que no le gustaba gastar el dinero, pero la realidad lo cuenta su esposa, años más tarde.

Doña del fútbol

La columna de la ex: ¿Guardaespaldas o alcahuetes?

Leer más

Resulta que en casa ni siquiera sabían que además del sueldo y los premios en la Tricolor y en el club, le daban un dinero por día, cuando estaban fuera de la ciudad.

La primera vez que se fue con la Tri, el jugador se quedó calladito en casa y no dijo nada del dinero. Pero cometió un error: compró perfumes, camisetas, llaveros y hasta alfajores y dulces para dos “admiradoras” de Sauces, donde vivía.

Como todo se sabe en la vida, un buen día en la tienda de la esquina una chica apareció con la camiseta original de River Plate... Las sospechas de la doña llevaron a ‘investigaciones caseras’ que determinaron que el jugador se la había regalado. Y se acabó el ‘regalón’.

En las demás salidas con el club y la Tricolor, el futbolista solo llevaba el dinero para una que otra bebida, todo lo dejaba en casa con su doña.

Doña Fútbol

¡Brujería en canchas ecuatorianas, la 'cinta amarilla' trabajando!

Leer más

Nunca más hubo regalos para las “admiradoras” y él pasó a ser el más tacaño del equipo, siempre andaba como la familia ‘miranda’.

El jugador se ganó la fama de tacaño... pero es hasta ahora que se sabe la verdad. Pobrecito de él.