Exclusivo
Deportes

¡La lluvia ahuyentó a los hinchas de Barcelona!

Los vendedores de camisetas y boletos se quedaron esperando a los fanáticos.

AMBIENTE ESTADIO AMBATO
Los vendedores de camisetas y boletos se quedaron esperando a los fanáticos.Henry Lapo / Extra

Marcelo Guaninga viajó tres horas de Colta, provincia de Chimborazo para mostrar la nueva camiseta de Barcelona que confeccionó para el partido de este domingo 3 de diciembre frente a Mushuc Runa.

Trajo 300 prendas amarilla pero cuando llegó a Ambato, la lluvia le jugó una mala pasada. Él, junto a doce comerciantes ambulantes, se colocaron en los exteriores del estadio Bellavista para vender todos los productos, pero fue imposible ya que los hinchas eran escasos.

“No me esperaba esto, me esperaba un gran ambiente pero no fue así. No sé si será por la lluvia o porque deben estar viajando los hinchas acá, pero está muy triste esto”, indicó el vendedor.

Marcelo llegó a las once de la mañana de este sábado 2 de diciembre, y hasta las cinco de la tarde, había vendió cinco camisetas. Su desesperación crecía ya que esperaba por lo menos vender la mitad.

“Esperemos que mejore la venta porque pensé vender entre sábado y domingo 250 camisetas y más la que usa el presidente del club ( José Cevallos). Ojalá mañana en el partido los hinchas lleguen al estadio a comprar todo lo que se trajo”, dijo el comerciante quien se congelaba por el fuerte aguacero que caía en Ambato.

Algo similar ocurría con los vendedores de boletos. La Asociación de Vendedores de Tungurahua tiene sesenta socios y para este partido los organizadores entregaron 1.300 boletos ya que el resto se distribuyó para diversos puntos en la capital.

Jorge Navarro, con un poncho de agua, esperaba algún fanático amarillo para vender las veinte entradas que le entregaron. Los altos costos de las localidades (20, 25, 30, 50 dólares) hizo que los hinchas serranos, se acerquen en pocas cantidades en este día lluvioso. A comparación del viernes, la mayoría de seguidores, decidieron acudir al estadio para adquirir un boleto.

“Los que son hinchas y aman a Barcelona acompañan, pero la gente de la Sierra no. Los precios son muy altos y eso es exagerado. Yo he vendido pocos boletos y otros compañeros casi nada. Seguiré hasta más tarde para acabar el papel”, manifestó el anciano vendedor.

La lluvia no paraba en Ambato. La gente que transitaba por el escenario deportivo preguntaba por los precios de los boletos y se marchaba.