Otro golpe para el Deportivo Quito
Suscríbete

Exclusivo
Deportes

Otro golpe para el Deportivo Quito

La invasión de aficionados a la cancha y la agresión a los árbitros le saldría caro a los azulgranas. El asistente Ricardo Baren contó que pasaron momentos de miedo al ver la agresividad de los hinchas.

DeportivoQuito-hinchas-agresión-árbitros
Los hinchas bajaron desde la localidad de preferencia para ir en contra de los árbitros del juego entre Deportivo Quito y EspoliCORTESÍA

La imagen de un grupo de hinchas de Deportivo Quito corriendo tras los árbitros del juego ante Espoli, por la segunda categoría de Pichincha disputado el domingo 7 de agosto, dio la vuelta al mundo.

Los aficionados agredieron primero al guardia encargado del acceso de la localidad de preferencia a la cancha del estadio Atahualpa y después fueron contra los jueces.

Moisés Caicedo

Ecuatorianos en el exterior: ¡Moisés Caicedo les dio con todo!

Leer más

El central Diego Lara recibió una patada por la espalda, los asistentes Ricardo Baren y David Sevilla, varios golpes, y el cuarto árbitro, Manuel Sellán, fue el más afectado al sufrir una fractura en la nariz.

Baren detalló en diálogo con el Canal del Fútbol que vivieron momentos de temor. “La hinchada del Deportivo Quito ingresó forzando las seguridades de la puerta, agrediendo al guardia. Habían pocos policías que no pudieron con toda la gente que bajó a la cancha. Buscamos dispersarnos. Gracias a Dios, pese a los golpes, no pasó a mayores porque no ingresaron armados que es lo que más nos temíamos”, relató el árbitro.

Agregó que lo que más le impresionó fue la patada por la espalda que recibió Lara y que con ayuda de los policías lograron detener al agresor.

Los ‘pitos’ pusieron una denuncia en la Fiscalía por las agresiones recibidas mientras desarrollaban su trabajo. Cuentan con el apoyo de la Asociación de Árbitros Profesionales de Pichincha (ADAFP).

“Nuestra posición es que se sancione drásticamente con la pena más alta que establece el reglamento. Que se den todas las garantías para poder dirigir lo que resta del torneo de segunda categoría”, comentó Jaime Játiva, secretario del gremio.

Resaltó que además de los golpes, los jueces están afectados psicológicamente. “Ponen en peligro la vida de seres humanos. Hoy nos tocó a los árbitros, mañana pueden ser los jugadores. Se necesita mayor control y seguridad”, afirmó Játiva.

EL CASTIGO

La Asociación de Fútbol no Amateur de Pichincha (AFNA) es la organizadora del torneo de segunda categoría de la provincia y su comisión de disciplina determinará la sanción para el Deportivo Quito por el mal comportamiento de un grupo de sus hinchas.

Mediante un comunicado dieron a conocer que aplicarán “todas las sanciones pertinentes que el reglamento franquea con el objetivo de garantizar que la familia y el hincha común pueda regresar a los escenarios deportivos de nuestra provincia”.

Celso Vásconez, abogado del cuadro chulla, señaló que en el reglamento del torneo no se estipula una expulsión de los equipos por agresión de los aficionados a los jueces. El castigo sería de forma económica, con una fuerte multa, y además con la prohibición de jugar como local, con público, entre uno y cuatro partidos.

“Lo que estos malos hinchas deben tener claro es el gran perjuicio económico para el club. Muchos acuerdos con acreedores están basados en las taquillas de los partidos que restan del torneo provincial y también de los playoffs de ascenso. Nos ponen más cuesta arriba el panorama económico”, indicó.

Fidel Martínez estaba con las luces prendidas, hizo un doblete ante Mushuc Runa.

¡Barcelona, entre la alegría, nostalgia y futuro!

Leer más

El Quito se ubica en el cuarto lugar del campeonato provincial, que cuenta con seis participantes, y de los cuales cinco avanzan al zonal en busca de un cupo a la Serie B.

De parte de los azulgranas también se establecerá una denuncia en la Fiscalía por lesiones y daño en bien ajeno. Además, llevarán a cabo una campaña en las redes sociales del club contra la violencia en los estadios.

Vásconez señaló que se reunirán con AFNA y la Concentración Deportiva de Pichincha, propietaria del estadio, para mejorar los controles, incrementando el personal de seguridad privada, y también solicitando un mayor número de policías.