Exclusivo
Deportes

¡Alegría mundial en en Socio Vivienda 2!

Los pequeños recibieron sus pascuas navideñas de manos de los exjugadores José Cevallos y Helmuth Moeller.

1
Cevallos y Moeller se unieron para una labor social en este popular sector de Guayaquil.Jerson Ruiz

Llegar a Socio Vivienda dos es bien ‘jodido’. Es considerada una de las zonas más conflictivas de Guayaquil. Pero allí donde la Policía ha puesto empeño para reducir el elevado índice de inseguridad, también ‘juegan su mundial’ la esperanza, los sueños, la alegría.

Y por esos milagros que solo regala la Navidad, hasta esa zona llegaron los dos primeros arqueros mundialistas del Ecuador: Helmuth Moeller y José Francisco Cevallos.

Los dos arqueros hicieron historia en la Tri sub-16 y el equipo de mayores. Tienen 49 años de edad.

Ambos tienen mucho en común. Salieron de Barcelona para la selección de Ecuador y fueron los primeros ‘guantes’ en jugar en la mayor cita futbolera del planeta. Helmuth Moeller, con 16 años, lo hizo en el Mundial de Canadá 1987, en la categoría sub-16; José Francisco Cevallos en el Mundial de mayores, en Japón y Corea 2002.

Ambos cuentan ya sus 49 años. Moeller vive en Inglaterra y está de vacaciones en Ecuador; Cevallos ha hecho su vida en el país.

Juntarlos es como una misión imposible, pero es época de Navidad y todo se puede.

2
Los niños y jóvenes de Socio Vivienda 2 recibieron las palabras de los dos arqueros.Jerson Ruiz

CITA EN GUAYAQUIL

Esta vez tuvieron una cita diferente. Llegaron a Socio Vivienda 2, al norte del Puerto Principal, en una cancha profesional de césped sintético donde cientos de pequeños esperaban a los arqueros. Tener una cancha así en este lugar es un lujo. Los habitantes de este sector están agradecidos del empresario Johnny Czarninski que pudo darles este regalo.

El campo profesional de césped sintético contrasta con la mirada que a un costado ya no tiene nada. Es la parte final de Guayaquil. Allí se cumplen todas las medidas de bioseguridad.

Una señora que tiene dos hijos les regala a Cevallos y Moeller un gorrito navideño. Solo les falta la barba blanca.

Moeller radica en Inglaterra, pero tiene una opción de regresar al Ecuador para trabajar en un proyecto de fútbol a largo plazo.

CARGADOS

Hay regalos para los chicos: guantes, balones, comida y muchos caramelos.Es época navideña. La parte musical es un regalo: el colombiano Fer Santa María (de la Suprema Corte) puso la buena salsa y Ángel Flores, mejor conocido como el compadre Modesto, hizo reír a todos.

Moeller y Cevallos se saludan y hablan de cómo ha ido el año. “Qué bueno tenerte de nuevo por acá, más de dos años que no te veía”, le dice Cevallos. “Serán unos pocos días, pero siempre es bueno volver a ver a los amigos”, responde Helmuth.

6
Al final los grandes ganadores de la tarde fueron los más pequeños.Jerson Ruiz

Testigo de todo esto los exjugadores Jimmy Izquierdo, Johnny Coppiano y Carlos Macías.

Coppiano, al verlos, dice: “Estos arqueros hicieron historia en el país, fueron los que abrieron el camino para que más chicos piensen que el arco es uno de los puestos en los que se puede hacer historia”.

COMO NEYMAR

¿Y tú cómo quién deseas ser? le pregunta Cevallos a Carlos, un chico de 14 años. “Como Neymar”, le responde. Es decir, un delantero goleador, de los que tanto tocó enfrentar a Pepe Pancho.

Los compañeros del ‘pelado’ se le ríen y el exgolero de la Tri responde: “Todo es cuestión de soñar y trabajar. Así era yo, que soñaba solo con jugar y llegué a la selección”.

20201223_170317

La tiendita del Monumental con menos clientes

Leer más

Cevallos en Socio Vivienda 2 tiene de ‘ahijados deportivos’ a cientos de niños que juegan y entrenan en la liga barrial que lleva su nombre.

El incentivo lo refuerza Moeller: “Chicos, todo es cuestión de un poco de sacrificio y dedicación. ¡Nunca dejen de soñar! Tenía 16 años y me tocó jugar un Mundial. Nunca dejen de soñar”.

GOLEROS FAMOSOS

Para Cevallos, tener a Moeller, su excompañero, es recordar la historia: “Veo a los pequeños con la ilusión de esta escuela de fútbol del sector y lo que se me viene a la mente es la carrera de Helmuth, que tenía sueños de llegar y lo hizo. Lo único que les podemos decir a ellos es que los sueños están para cumplirse”.

Mientras, Helmuth rememora con EXTRA su etapa de mundialista: “Es algo inolvidable. Pero debo destacar un detalle que ahora ‘de viejo’ han hecho que me dé cuenta: fui el primer golero mundialista de mi país. Nunca lo había visto de esa forma, pero me llena de alegría el ser parte de esa historia linda que me dio el fútbol”.

20201218_154846
Se vivió una tarde llena de regalos para los pequeños.Jerson Ruiz

LOS MUNDIALES

Moeller destaca que con el pasar de los años la historia va creciendo, que cuando se la vive es algo con mucha adrenalina, pero al pasar el tiempo ese logro toma más fuerza y la gente lo valora más. “En Inglaterra hay personas que me hablan de Canadá 87 y me llena de emoción, porque ir al Mundial en ese tiempo era algo increíble. A mí me le tocó vivirlo, fue algo espectacular y solo hay palabras de agradecimiento a Dios por todo lo que hizo en mi carrera”.

Mientras que hablar de un Mundial con Cevallos es recordar a un grupo de jugadores que cambiaron la historia. “El 2002 fue algo único. Llegar a Corea y Japón era el comienzo de una ilusión para todas las generaciones, decir ‘Sí se puede’ y estar allá fue increíble. Luego pasa el tiempo y te das cuenta que solo fue el principio de todo lo que vino después y lo que ahora vivimos con esta generación de nuevos jugadores”.

Extra reunió a dos legendarios goleros ecuatorianos para hacer una labor social y hablar de lo que más les gusta, el fútbol.

Una ligera llovizna se hace presente y el programa se cierra. Pero los pequeños están felices. Llevan las pascuas en sus manos y las palabras de los mundialistas en su mente. Socio Vivienda 2, sus niños, su gente, tiene su propio mundial que ganar contra la pobreza y la inseguridad. Y el fútbol puede ser una vía para lograrlo.

LA FINAL LIGA DE QUITO VS. BARCELONA

Los goleros también dialogaron sobre la final de LigaPro que se viene este martes 29 de diciembre del 2020, desde las 20:15, en el estadio Rodrigo Paz Delgado.

Cevallos se refugia en “una frase que todos la dicen, pero es real: la llave está abierta. En el primer partido nadie dejó nada para el otro. Ahora en Quito serán 90 minutos llenos de drama y sobre todo el suspenso de dos equipos que quieren ganar”.

Asegura que estas “son esas finales donde no hay favoritos, no hay un equipo que se diga que está mejor que el otro”.

Moeller es un poco más directo y deja aflorar su sentimiento ‘amarillo’: “Quiero que gane mi Barcelona, el partido será durísimo. Se vio un encuentro difícil en el Monumental, donde cualquiera pudo salir con los tres puntos. Ojalá la historia cambie el martes”.