Exclusivo
Deportes

Dirigente del Macará y jugadores de El Nacional comparecieron en la FEF

Sobre los audios que circularon hace varios días, en el que se lo escucha hablar con una persona (Genaro Carbo), para supuestamente arreglar el partido ante El Nacional, el dirigente ambateño, MIller Salazar, ratificó que mantuvo la conversación con el

Reunión de dirigentes deportivos
Si las investigaciones determinan que sí hubo amaño de partidos, la sanción que podría recaer sobre el directivo y los jugadores sería de cinco años y la pérdida de categoría para los clubes vinculados.Amelia Andrade

El presidente del Macará de Ambato, Miller Salazar y los jugadores de El Nacional, Johan Padilla, Ángel Gracia y Edder Fuertes, comparecieron este miércoles ante el Comité de Disciplina de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) en Guayaquil, para rendir su versión sobre el supuesto caso de amaño de partidos, en el que fueron involucrados.

Tras salir de la reunión, el dirigente ambateño reconoció que esta situación no solo lo ha desgastado anímicamente a él, sino a toda su familia.

“Ha sido un asunto desgastante para mí y para mi familia, pero estamos dispuestos a brindar todo tipo de información, para terminar de una vez con este tipo de temas que empañan al fútbol ecuatoriano”, sostuvo el dirigente celeste.

Sobre los audios que circularon hace varios días, en el que se lo escucha hablar con una persona (Genaro Carbo), para supuestamente arreglar el partido ante El Nacional, el dirigente ambateño ratificó que mantuvo la conversación con el intermediario, pero solo para tener pruebas.

“Mantuve una conversación de treinta segundos con esta persona y nos pusimos en contacto con la Fiscalía, pero ellos necesitaban que se consumara el delito. Seguí recibiendo mensajes esa semana y la denuncia no la pudimos poner el lunes (8 de octubre) porque era feriado, así que lo hicimos el martes”.

Edder Fuertes, quien fue involucrado en la denuncia, sostuvo que nunca mantuvo contacto con el intermediario.

“Me sorprende que este señor se haya tomado mi nombre sin conocerme. Estoy conversando con mi abogado para tomar acciones legales... Incluso par ese partido (ante Macará) yo estuve lesionado”, dijo Fuertes.

Por su parte el golero Johan Padilla aseguró que a raíz de haber sido involucrado en este caso, no ha podido dormir ni concentrase al cien por ciento.

Si las investigaciones determinan que sí hubo amaño de partidos, la sanción que podría recaer sobre el directivo y los jugadores sería de cinco años y la pérdida de categoría para los clubes vinculados, según el estatuto disciplinario de la FEF.