Exclusivo
Deportiva

¡María Cristina Castro manda en la cancha!

María Cristina Castro llegó como asistente de Calvi, pero le ha tocado dirigir dos partidos oficiales porque el DT fue suspendido por la FEF.

118948613_241074260568611_2692772571192854668_n
Castro es respetada por los jugadores de Calvi. Ella se considera una bendecida en medio de tantos hombres.Cortesía

En el camerino y la cancha manda ella. Es María Cristina Castro Cabezas, la guapa entrenadora de fútbol, de 27 años, que le ha tocado gritar en la banca de Calvi Fútbol Club, durante los partidos del Campeonato de Segunda categoría del Guayas.

“Soy la única ecuatoriana en dirigir un equipo profesional en nuestro país”, señala la joven que se crió en el Guasmo norte de Guayaquil, pero hoy está radicada en Posorja, donde hace base el equipo ‘camaronero’.

Estudió Administración de Empresas en la Universidad Salesiana, pero luego sacó un título como Analista de Vídeos en el Instituto MBP School.

Hoy cursa el tercer nivel en el Instituto Superior de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, donde se prepara como entrenadora. Contó a EXTRA que desde la escuela le gustaba la pelota. Jugaba con sus compañeritas, pero una lesión en su pierna la alejó de los campos deportivos.

my

Mayta y Madelin, las Superchicas de primera fecha

Leer más

Laboraba en una oficina, pero se cansó de estar encerrada y prefirió buscar la cancha. Fue allí cuando decidió ser entrenadora de fútbol. Con sus primeras clases en el Instituto de la FEF recibió la oportunidad de dirigir a los niños de la escuela AKD Sportivo Azul, que trabajaba en Sauces, al norte de Guayaquil.

dt 3
María Cristina Castro llegó como asistente del DT Jonathan Bonilla.Cortesía

Posteriormente fue enviada a realizar las pasantías en Guayaquil City, donde demostró sus conocimientos en fútbol y eso le sirvió para ser llamada a formar parte de la Secretaría Técnica de Barcelona (2019), donde se encargaba de analizar vídeos de jugadas o revisaba las cualidades de algún jugador de las divisiones menores. También fue nombrada asistente de cancha del DT Orly Salas en la sub-14 y sub-16 del Ídolo del Astillero.

A inicios de año fue invitada a ser la asistente técnica de Marlene Ayala en el primer equipo femenino del cuadro torero, pero le llegó la oferta de Calvi para ser la coordinadora del equipo.

PASÓ A LA CANCHA

A falta de una asistente pasó a la cancha. Pero en la segunda fecha, el DT Jonathan Bonilla fue expulsado por excesos verbales. Y esa fue la oportunidad para que en dos jornadas seguidas, María Cristina Castro asuma el mando del equipo de los ‘camarones’. “Me tocó estar en el camerino con los chicos, dando la charla antes de los partidos, después al borde de la cancha dirigiendo”, relata.

Nadie podía ayudarme con indicaciones porque no se permiten teléfonos en el terreno de juego durante los partidos oficiales, “así que me manejé sola y creo que lo hice bien. Gracias a Dios empatamos con Banife 1-1 el primer partido que dirigí y el otro cotejo lo ganamos a Toreros 2-1, clasificando a la siguiente fase”, relató la mujer, que se ha convertido en la única en dirigir un equipo de fútbol profesional en Ecuador.

SE LE SALEN

Castro dijo que a la hora de gritar no tiene complejos. “A veces se me sale un carajo o también les digo a mis jugadores que se desahueven o que pongan huevos, pero son palabras que no ofenden”, añadió la dama, quien se considera una entrenadora que habla fuerte, pero con cariño.

“Los jugadores me respetan mucho, en camerinos todos se comportan a la altura, me obedecen, porque se dan cuenta que conozco mucho de tácticas de fútbol”, sostuvo.

castro 11111
Su primer trabajo relacionado con el fútbol se dio en el equipo Somos CanterosCortesía

SIN TIEMPO PARA NOVIOS

Lo suyo es el fútbol. Está metida de cabeza en esta disciplina, porque su deseo es convertirse en una gran entrenadora del país. Por eso añade que no tiene tiempo ni siquiera para novios. “Sigo soltera, no quiero que nadie interrumpa mi trabajo, después vendrá todo a su debido tiempo, por ahora estoy enamorada del fútbol”, indicó María Cristina, quien dice sentirse más segura dirigiendo un equipo de hombres, porque cree que el reto es mayor.

RELACIONADAS
TE RECOMENDAMOS