Exclusivo
Deportes

Neisi Dajomes se lleva el oro en Tokio 2020

La nacida en Puyo de 23 años se convierte en la primera mujer ecuatoriana en llevarse una medalla olímpica

Neisi
Neisi fue la abanderada de la selección.Cortesía

La pesista ecuatoriana de 23 años fue reina y señora de los 76 kilogramos del levantamiento de pesas de los Juegos Olímpicos de Tokio tras alzar 118 kilogramos en arranque, 145 en envión para el total olímpico de 263 kilogramos, logrando la segunda medalla de Ecuador en esta cita tras la dorada de Richard Carapaz en el ciclismo de ruta.

ARRANQUE

Completado el arranque de los 76 kilogramos del levantamiento de pesas de los Juegos Olímpicos, la pesista ecuatoriana Neisi Dajomes lidera con autoridad la primera parte de la competencia. Con 118 kilogramos, la nacida en Puyo de 23 años, comanda el tablero de este movimiento con 5 kilos mas que la ucraniana Iryna Dekha que hizo 113 kilos en su tercer intento. Tercera fue la norteamericana Katherine Nye con 111 kilos en su segundo intento.

Neisi Dajomes inició su competencia este domingo 1 de agosto, desde las 05:50, en la cita olímpica en Tokio.

La halterista ecuatoriana era una de las favoritas para ganar la medalla en la categoría de 76 kilogramos. “He trabajado en mejorar pequeños detalles. Tengo la experiencia de Río 2016, donde fui la deportista más joven, con 18 años. Ahora estoy más madura y con la meta de dar lo mejor para que el trabajo se vea reflejado en los resultados”, afirmó.

Alfredo-Campo-BMX-Tokio

Alfredo Campo dejó la vida en la pista

Leer más

Neisi inició en el levantamiento de pesas a los 12 años, y desde ese momento ha cosechado éxitos y ha establecido marcas en todas las categorías. Entre ellos figuran el récord panamericano y el Mundial Juvenil, además del diploma olímpico de Río 2016.

Antes de ir a Tokio resaltó que prefería no prometer nada “porque en el deporte todo puede suceder”, pero demostró los frutos del trabajo que ha desarrollado con Walter Llerena, Mayra Hoyos y actualmente con el ruso Alexei Ignatov.

Conocía a la mayoría de las siete rivales, a las que ya se impuso en el Campeonato Mundial de 2019, donde consiguió la medalla de bronce, y quiere demostrar que su techo no tiene límite en la halterofilia.