Exclusivo
Deportes

Escobar dice que Católica ha sido “perseguido y perjudicado”

El técnico de Universidad Católica se mostró molesto por el penal que no les pitaron frente a Barcelona. Según él, con este, ya son 11 que no les han tomado en cuenta solo durante 2018.

UNIVERSIDAD CATÓLICA VS. BARCELONA
Referencil. El partido con Barcelona quedó 2-2.

Universidad Católica resignó definitivamente sus posibilidades de pelear la etapa tras lograr solo un empate ante Barcelona en el Olímpico Atahualpa, el domingo. Para Santiago Escobar, el técnico camarata, el resultado pudo ser diferente si el arbitro hubiera sancionado un penal a favor de su equipo. Por eso, el estratega se mostró muy indignado.

El juez Vinicio Espinel no sancionó nada después de que Xavier Arreaga derribara en el área al zaguero Yuber Mosquera. “El penal que le dejan de pitar a Universidad Católica es preocupante. Una invitación a revisar que la Comisión Arbitral mire la jugada. Es un agarrón a Mosquera. Ahí estaba el partido”, dijo, muy seguro, el estratega colombiano al finalizar el partido.

Después el técnico fue más allá y aseguró que no es la primera vez que omiten este tipo de jugadas, perjudicando sus intereses. “Nos privaron de un penal y de tres puntos. Aquí se está jugando mucho dinero, lo que significa una entrada a Copa Libertadores para una institución. Es el onceavo penal que no nos pitan en el año”, aseguró.

Lejos de ser una reacción del momento, las palabras del cafetero fueron muy en serio, pues este lunes, en declaraciones a radio La Red, Escobar se ratificó en su postura y dijo, tajante, que “Universidad Católica ha sido perseguido y perjudicado”. Explicó que ha revisado lo ocurrido durante el año y citó jugadas puntuales donde el arbitraje influyó en los resultados.

Hoy el equipo mantiene el objetivo de pelear el cupo a Copa Libertadores, para lo cual debe preservar la cuarta posición en la tabla acumulada. Sin embargo, a esta altura saben que eso se está complicando, porque si Macará o Delfín siguen sumando, lo más probable es que los desplacen. Por eso duelen aún más los errores arbitrales.