Exclusivo
Farándula

¡Para varios comensales, la menestra de Roberto Ayala enamora!

El quiteño, ganador de MasterChef Ecuador, siempre fue de buen comer. Sus ‘panas’ argentinos adoran su sazón. Se describe como un ‘guambra’ mimado.  

ROBERTO AYALA  (33060472)
Confesó que le ‘agarró’ un gran cariño a los jueces de la competencia. Considera que es un privilegio y un enorme halago que muchas personas le digan que es su crush (persona especial).Karina Defas

Aunque siempre fue ‘buen diente’, se enamoró de la cocina luego de darles de comer a varios argentinos. Les preparó una menestra de lentejas y quedaron fascinados. Esto motivó al quiteño Roberto Ayala, ganador de la segunda temporada de la competencia MasterChef Ecuador, de Teleamazonas, a inclinarse por la gastronomía.

Este piloto de avión viajó a Argentina en 2009 y narra, durante una entrevista para el canal antes mencionado, que cuando preparaba menestra, varios de sus ‘panas’ iban a hacer fila para probar el platillo, el cual aprendió de sus abuelas y mamá, a quienes describe como las “duras en la cocina”.

Pese a visitar innumerables países por su trabajo, Roberto se describe como “un ‘guambra’ (niño) mimado del barrio de Miraflores”, cerca de San Juan en Quito. Destaca que tiene la fortuna de haber crecido en un hogar lleno de amor.

Comenta que de niño siempre fue de buen comer, tanto así que sus compañeros lo sabían. Incluso, le tenía que poner candado a su mochila para que no le saquen sus alimentos.

“Me mandaban jugo de guanábana y el típico jugo de tomate de árbol como lonchera de niño ecuatoriano”, agrega.

EL PREMIO

Ayer se realizó la premiación en vivo, en donde le dieron a Roberto su cheque de 20.000 dólares, juegos de instrumentos de cocina y un scooter. A su compañero Daniel Mestanza, ganador de MasterChef tiempo extra, le dieron un premio de 5.000.

Ayala confesó que con el dinero estaba pensando en recorrer el país y probar varios platillos de la cocina ecuatoriana; a eso le sumaba la compra de un carro para poder viajar con tranquilidad.

Otro de los premios que le otorgaron fue una beca para estudiar gastronomía. Recalcó que no iba a desaprovechar la oportunidad y se dedicaría a eso.