Paulina Tamayo: “Mi Grammy es el cariño de la gente”

Exclusivo
Farándula

Paulina Tamayo: “Mi Grammy es el cariño de la gente”

Paulina Tamayo desde niña se levantaba y se acostaba oyendo la música ecuatoriana

Paulina Tamayo
Paulina Tamayo es considerada La Grande del Ecuador, por su voz y talentos innatos.

A los 5 años prefería cantar antes que jugar con sus muñecas. Paulina Tamayo confiesa que no estaba destinada a ser la artista de la familia, sino su hermano Fausto, quien fue su inspiración para hacer de la música su vida.

La Grande del Ecuador, como también se la conoce, nació en Quito el 18 de abril de 1965. De sus 56 años, 51 los ha dedicado a cantar.

Ricardo Delgado

El Poder del Amor: Ricardo Delgado responde a críticas de Toño Abril

Leer más

En los genes

Viene de una familia de músicos. Su mamá, María Luisa Cevallos, es sobrina nieta del compositor lojano Víctor Valencia Nieto.

Es la cuarta de siete hermanos, de ellos también cantan profesionalmente Paúl que es dueño de la orquesta Zandunga y Antonio, quien interpreta música cristiana.

“Mi inspiración siempre fue mi hermano Fausto, él cantaba antes que yo, pero decidió no seguir en la música”, cuenta Paulina.

Éxitos tempranos

Tenía solo 5 años cuando ganó su primer concurso internacional en Tulcán, provincia de Carchi.

“Fue el trofeo Rumichaca de Oro y competían aficionados colombianos y ecuatorianos. Recuerdo que cuando me dieron el trofeo era más grande que yo”, cuenta entre risas.

Su talento innato y su particular estilo la llevaron, a los 6 años, a formar parte de la compañía de Ernesto Albán, el inolvidable Don Evaristo. A los 9 fue invitada por la Embajada del Ecuador en Perú para cantar ante la gran Chabuca Granda.

Un largo recorrido

Siente que nunca ha dejado de recibir la aceptación del público que la sigue en sus presentaciones dentro y fuera del país. “Sin ese apoyo y consideración no hubiera sido posible. Creo que el mayor Grammy para mí es el aplauso y el cariño de la gente”, explica.

Reconoce que la vida del artista es sacrificada y hay que ser constante para poder triunfar. “Lo primero que debe reinar es el profesionalismo. Si hay algo que me incomoda es la falta de personalidad, la impuntualidad. Se debe tener amor por el arte. Tener un estilo propio”.

Afirma que le gusta el bolero y el tango, pero lo suyo definitivamente es la música nacional. Guarda especial cariño por ‘La canción de los Andes. “Es un tema muy importante en mi carrera porque me abrió las puertas a nivel internacional y es una parte de mi vida también. Siempre digo que nuestra música se la canta con el corazón y se la siente con el alma”, finaliza.