¡La rocola espera a Néstor Álava!
Suscríbete

Exclusivo
Farándula

¡La rocola espera a Néstor Álava!

Néstor Álava, el Medio corazón del Ecuador, fue ‘arrastrado’ por la Covid

 Ni las carencias ni haber sido ‘arrastrado’ por la COVID-19, hace poco, frenaron en Néstor Álava su deseo de cantar. La rocola, es su ritmo. Ser el Medio Corazón del Ecuador, su fama.

En la zona rural de Manabí, donde nació Álava, el entretenimiento de sus allegados era cantar coplas y tocar la guitarra. No tuvo una vida fácil, por lo que debió olvidarse por un tiempo de su sueño de ser artista, para ponerse a trabajar.

“A los 14 años salí de mi recinto y fui con mi familia a vivir a Portoviejo. La música quedó de lado y me tocó buscar trabajo. A los 18 entré al Ejército y conocí a un grupo de músicos otavaleños que hicieron resurgir en mí el amor por el canto”, comenta.

El Medio Corazón del Ecuador, como se lo conoce al cantante rocolero, recuerda que al salir del cuartel se radicó en La Libertad, península de Santa Elena, y se hizo asiduo de los programas radiales que presentaban artistas en vivo.

Empezó así a escribir sus primeras canciones y aprendió a tocar la guitarra.

Sus inicios no fueron como cantante, sino como acompañamiento musical de grandes artistas con Pepe Jaramillo, en sus últimas presentaciones. “Recorrí escenarios dentro y fuera del país con Claudio Vallejo, Ana Lucía Proaño, Segundo Rosero, Paulina Tamayo, Hnos. Núñez, por nombrar solo algunos”.

La fama en el canto

La oportunidad de dar a conocer su nombre le llegó cuando Roberto Calero Piedrahíta  (ya fallecido) lo invitó a acompañarlo en ‘Invasión Rocolera 2’.

“Ya tenía escritos y grabados, en borrador: ‘Deseando olvido’, ‘Te amaré por siempre’ y ‘Medio corazón’. Desde entonces, mi nombre empezó a sonar más y en el 2014 inicié mis presentaciones como cantante solista”, recuerda.

El resto es historia. Sus éxitos musicales llegaron a los primeros lugares. Los shows y los viajes se convirtieron en su día a día. Todo, hasta que llegó la pandemia.

Afectado por la COVID

“Cuando mi compadre Héctor Coox falleció, yo estaba enfermo de COVID. Convaleciente viajé a Santo Domingo para despedirlo. La enfermedad derivó en una neumonía progresiva que ha dejado unas secuelas terribles”.

Con tratamiento y cuidados está logrando superar el efecto del virus.

Divorciado y padre de 4 hijos, Néstor Álava cumplirá 48 años en septiembre. A partir de las complicaciones de salud se fue a vivir a Santa Elena, junto a su familia.

Sigo haciendo shows, pero para grupos más pequeños, en presentaciones particulares, a la espera de que todo se normalice. Mis videos con todos mis éxitos los encuentran en mis redes sociales. Soy perseverante y sigo en la lucha, haciendo lo que más me gusta: cantar”, precisa.