Exclusivo
Farándula

Silvestre Dangond: “Hacer reguetón es tan fácil”

A pesar de ello, al artista se le complica hacer temas en ese ritmo. Habló desde Colombia sobre su nuevo disco y su estado de salud.

silvestre
Silvestre tiene 40 años y asegura estar contento con lo que ha conseguido a lo largo de su carrera musical.CORTESIA

“Es la primera vez en 18 años que lanzo un disco y no me tomo un trago, que estoy en una cama y con un dolor que no lo aguanto”, confesó el cantante colombiano Silvestre Dangond en un conversatorio, vía Zoom, con algunos medios de comunicación, incluido EXTRA, desde Barranquilla.

El artista se encuentra en plena recuperación de una operación a la que se sometió el miércoles pasado, por una úlcera que le generó una perforación en el intestino grueso, pero no quería dejar pasar la oportunidad de presentar su más reciente álbum ‘Las locuras mías’, su disco número 14, que lo estrenó el jueves.

A esta producción la considera muy íntima porque está llena de despecho, que era lo que deseaba mostrarle al público, a pesar de que ninguna de las canciones que incluye fueron hechas exclusivamente para él, sino que ya estaban escritas por los compositores cuando él las leyó. Sin embargo, mencionó que al verlas las sintió como propias y que calzaban perfectamente con lo que deseaba comunicar; e incluso, indicó que no le costó grabar las melodías.

“No me esforcé tanto porque hacer vallenato es mi pasión, se me da muy fácil, para mí más difícil es cuando hago una canción con reguetón, a pesar que este solo tiene dos melodías”, confesó.

“Hacer reguetón es tan fácil, pero tan complejo para mí porque yo no soy de Puerto Rico (cuna de ese género)”, indicó el intérprete de canciones como ‘Cásate conmigo’, que grabó junto a Nicky Jam.

Por eso en este nuevo álbum decidió volver a sus orígenes y a hacer temas solo en el ritmo con el que empezó su carrera, el vallenato tradicional. Con una ligera sonrisa, mencionó que compara el hecho de hacer temas en ese género “con el estar con una mujer que te gusta, que uno se va moldeando y ella se va moldeando a uno”.

Además, comentó que en su vida es una persona desordenada, que el cuarto de su casa usualmente siempre está ‘patas arriba’, pero que para lo único para lo que sí es ordenado es para crear música. En sus computadoras guarda anotaciones, arreglos, letras y sonidos a los que tiene perfectamente identificados, por lo que no se demora en hacer una vallenato y que el 70 por ciento de las canciones que presenta en este nuevo disco las hizo en 15 días.

Sobre la posible muerte del ritmo que a él le fascina, ya que lo urbano ha acaparado gran parte del mercado, indicó que eso no ocurrirá porque aunque en la actualidad muchas estaciones de radio prefieren ya no sonar vallenato, el internet les ha permitido mantenerse vigentes.

Su enseñanza

Sobre el 2020, Silvestre indicó que para él fue un año “maravilloso” porque le permitió estar más cerca de su familia y valorar las cosas que antes llegaron a cansarlo, como atender a los medios de comunicación o ir a conciertos con mala gana o indispuesto.

“Antes me cuestionaba y me quejaba el no poder ver a mis hijos y pensaba que mis vecinos los iban a criar”, dijo. Por lo que está feliz de haber compartido con ellos.

Incluso, cree que fue una bendición que su reciente problema de salud le haya llegado en este tiempo. Usualmente su estómago se inflamaba, pero que si hubiera estado en el trajín al que estaba acostumbrado, probablemente no se hubiera operado. “La pandemia me regaló años de vida”, aseguró.

silvestre 2.jpg
El músico cree que quienes se dedican al vallenato deberían unirse para hacerlo sonar.CORTESIA

No le importan los halagos

Sobre el éxito que ha conseguido en 18 años de carrera, Silvestre aseguró que ya no se sorprende con los buenos comentarios. “Llega un momento en que el halago que me hacen, como que ‘soy el mejor’ o que estoy en el número uno, eso a mí no me hace efecto”.

Esto porque cuando empezaba en el espectáculo se desvió “un poco” por la emoción que le provocaba, pero ahora los ‘cepillazos’ a su trabajo no le hacen ni cosquillas.