Exclusivo
Farándula

¡Se vino de Rusia para cantar reguetón en Ecuador!

Artista nacido en San Petersburgo hace de nuestro país su casa para despegar musicalmente. Quiere llegar a ser como Bad Bunny.

Nedas Ruso 3
Rusito durante la grabación de uno de sus videos.Cortesía

A sus 11 años, los sueños de ser cantante por poco le salen ‘caro’ a Rusito. Vestido con traje elegante, paseando en un BMW blanco con unas bellas chicas mayores a él en traje de baño y ‘repartiendo’ harto billete, este joven cantante puso de cabeza a los profesores de su escuela.

Así comienza a estallar Nedas Rusito en la música, dando de qué hablar. El video que lo muestra en esa faceta no es más que ‘Caro’, la canción que presentó en 2017 y que llevó a que su padre tenga que presentarse ante las autoridades y la psicóloga del plantel donde el chico estudia para explicar que se trataba solo de eso, de un promocional del novel artista.

Ya superado el inconveniente, el joven se hizo ‘famoso’ entre sus compañeros. “Es chévere, todos saben que canto y me apoyan”, dice este ‘pelado’, hoy de 14 años, que busca despegar con fuerza en el mundo del reguetón.
“Quiero llegar lejos en la música... como Bad Bunny. Ese es mi objetivo”, dice con claridad al recordar su admiración por este cantante puertorriqueño de reguetón y trap latino, con quien compartió escenarios en sus primeros pininos, en 2017, en Quito.
Nedas Ruso con Bad Bunny
Rusito con el artista Bad Bunny, cuando fue telonero de este, en 2017.Cortesía
RELACIONADAS

¿Por qué Rusito?

Nedas Rusito es casi casi un ecuatoriano más. Nació en San Petersburgo, Rusia, en 2007, pero llegó a nuestro país cuando apenas tenía 5 años.

“Y a Ecuador le debe mucho, en especial su salud”, cuenta su papá, quien a la vez es su promotor y su principal admirador e hincha. “Resulta que Rusito sufría de asma y los médicos me habían aconsejado que debía cambiar de clima. Me recomendaron venir a Ecuador y así fue que me lo traje”.

Y aunque recuerda poco de aquella época, el joven artista reguetonero destaca que siempre le ha gustado la música. Con el apoyo respectivo empezó a los 10, cuando fue parte de una presentación artística en un centro comercial de Guayaquil. De ahí en más, hacia arriba.

Ya en 2017 se presentó como uno de los teloneros del puertorriqueño Bad Bunny, en Quito. Debía hacer media canción junto con otro chico, pero como este no llegó, tocó improvisar. Y ahí, el muchacho se pasó: cantó su parte y el resto, ya contagiado de alegría, fue ayudado por un entusiasta público. Aplausos y a seguir.

Ahora, cerrado ese episodio, Rusito va por más. En días pasados presentó ‘Enamorados’, una canción con la cual espera despegar y que, seguramente, lo volverá más ‘caro’ en el mundo de la música.

Ecuador, un país al que le debe mucho

Su venida a Ecuador no fue fácil. Ya cuando le tocaba subir al avión para venir le dio una crisis asmática. Directo al hospital. Casi tres semanas debió estar internado antes de viajar.

Al llegar a su ‘nueva tierra’ todo cambió. La salud mejoró y el asma se fue. “Ya a los tres días estaba jugando pelota y no se ahogaba”, dice su papá, quien siempre prefiere omitir su nombre para no quitarle protagonismo a Rusito.