Posorja: roban los motores de embarcaciones a pescadores y salvavidas

Exclusivo
Judicial

Posorja: roban los motores de embarcaciones a pescadores y salvavidas

Los afectados temen denunciar a los maleantes. Pescadores afirman que las mafias de las drogas estarían detrás de estos atracos.

10 pescadores pedieron sus motores
Los pescadores salen a diario a realizar sus faenas, pero en medio del temor a ser asaltados por los piratas del mar.néstor mendoza

Eran las 15:00 del lunes 16 de mayo, cuando sorprendidos moradores de la población Data de Villamil vieron cómo diez embarcaciones artesanales ingresaban por el estero sin sus motores. Les habían robado.

Con temor y pidiendo que no les tomen fotos ni pongan sus nombres, los pescadores dijeron a Diario EXTRA que horas antes, cerca del mediodía, y cuando pescaban frente a las costas de la parroquia Posorja, se les habían acercado dos embarcaciones para rodearlos. Eran piratas que, con armas de grueso calibre, los amenazaron y les arrebataron los motores de sus embarcaciones.

“Ni siquiera (los delincuentes) se tomaron la molestia de cubrirse el rostro y en el colmo del cinismo y con los mismos celulares que nos quitaron, comenzaron a llamar y negociar los motores”, dijo uno de los afectados.

“Tengo un motor pata larga y otros de 75 caballos de fuerza, avisa si lo quieres”, decía uno de los ladrones vía telefónica, delante de los perjudicados.

Los pescadores consideran que si la Marina hubiese aparecido e iniciado una persecución a estos delincuentes, hubiese sido fácil alcanzarlos, ya que cada nave pirata llevaba 5 motores y no podían navegar rápido. Pero los uniformados nunca aparecieron.

Cada motor está valorado en $ 4.000

Un viejo pescador del lugar maneja la hipótesis de que es la mafia de la droga la que está detrás de estos asaltos, ya que quiere limpiar la zona de pesca por donde ellos transitan, ya que los pecadores les estorban.

Robo en bodegas

Pero estos artesanos no son los únicos afectados.  Ese mismo lunes 16 de mayo, en horas de la madrugada, en la vecina General Villamil (Playas), se robaron otros tres motores. Las máquinas pertenecían a los salvavidas y estaban guardadas en una bodega de la Avenida Jaime Roldós y Paquisha. Eran utilizadas para el rescate y vigilancia de los turistas, dijo Manuel Crespín, jefe de este equipo en el cantón.