Cartas al director: La esperanza no se pierde...

Exclusivo
Opinión

Cartas al director: La esperanza no se pierde...

Aparentemente parece que se han perdido los principios, las virtudes, la moralidad, las reglas que rigen en la sociedad. Tal vez podríamos decir que el Gobierno ha sido un mal administrador, ejecutando leyes, actitudes y acciones que no han favorecido

Aparentemente parece que se han perdido los principios, las virtudes, la moralidad, las reglas que rigen en la sociedad. Tal vez podríamos decir que el Gobierno ha sido un mal administrador, ejecutando leyes, actitudes y acciones que no han favorecido a la ciudadanía.

A pesar de aquello debemos ser positivos, debemos ser personas de mente abierta, de alegría y felicidad. Rechacemos a un mal gobierno, pero aspirando a que el nuevo tenga cualidades positivas, como por ejemplo: “El respeto, los niños bien comportados, la belleza natural, los modales. Una conciencia tranquila, tener un propósito en la vida, la integridad, los buenos amigos, una familia unida, un día sin preocupaciones, la confianza, un nuevo comienzo, una gran idea”.

Apoyemos al político honesto, la tranquilidad de espíritu, la paciencia, los recuerdos felices, un tiempo para relajarse, la ética en el trabajo, un hogar feliz, un amor verdadero, una nueva oportunidad ante una oportunidad perdida. Además, aspiremos a la paz en el mundo, tener tiempo para compartir con los hijos; la sabiduría, la felicidad, la humildad, una buena reputación, la justicia.

Debemos demostrar que sí podemos vivir en una sociedad mediante un contrato social en el cual prevalezca siempre lo bueno sobre lo malo, la bondad sobre la maldad, la verdad sobre la mentira.

En definitiva que cada día nuestro país, que ha sido tan estropeado, comience un nuevo día para iniciar de nuevo.

Busquemos lo que los ecuatorianos queremos: paz, justicia y libertad, nada más. Y con eso nos contentamos.

Lic. Ricardo Ordóñez Jaramillo