Exclusivo
Opinión

Cartas al director: La muerte de un gran literato

Los personajes y las instituciones que promueven las ciencias, la cultura y el arte, lamentaron profundamente el fallecimiento del destacado literato guayaquileño Pedro Saad Herrería, quien se destacó a lo largo de su vida en el periodismo, la política y en general en el campo intelectual. Aportó a difundir alternativas para solucionar los problemas sociales.

Siempre fue una voz de orientación y de guía para los temas más gravitantes que atravesaba en un momento determinante nuestro país. La influencia de sus progenitores: Pedro Saad Niyaim, (quien fue secretario general del Partido Comunista del Ecuador) y de la educadora porteña Isabela Herrería, por tal motivo tuvo una formación en la URSS. Pero, a pesar de ello su actividad política se la puede ubicar en una posición socialdemócrata. Practicaba la masonería como expresión religiosa, por algunas ocasiones fue embajador y ejerció otras funciones públicas, siendo cercano colaborador y amigo del Dr. Rodrigo Borja Cevallos.

Su principal legado, no solo es en el campo literario o artístico, sino que tuvo la valentía de decirle a toda la ciudadanía lo negativo que es ser adicto al cigarrillo del cual fue ser víctima, el cual cuando llega a su etapa terminal ya no hay solución. Por eso, por medio de este artículo quiero recoger esa experiencia para dejar de fumar y así salvar nuestras vidas.

Sus obras en el campo de la política, economía, educación, periodismo, la historia, y todas las investigaciones que realizó permitirá a los estudiosos de estos temas tener una base de apoyo científico.

Lic. Ricardo Ordóñez Jaramillo