Exclusivo
Opinión

Cartas al director: Se acerca la Navidad, la fiesta de la paz

Nada más bello que el nacimiento de un niño; nada más profundo que la formación de la familia.

Llega una de las temporadas más bellas del año, la Navidad. Y aunque algunos en nuestros país tienen un concepto pobre de Dios y su profunda trascendencia espiritual y material, es necesario admitir que el alcance de nuestra fiesta cristiana tiene un profundo contenido personal y social: el nacimiento y la creación de la familia.

Nada más bello que el nacimiento de un niño; nada más profundo que la formación de la familia. Así iniciamos los seres vivientes el desarrollo de la vida y la comunidad, que nace del hecho ejemplar y místico de la Sagrada Familia.

Pero la Navidad va más allá de una reunión familiar, regalos, abrazos, alegría íntima; no, la Navidad propicia el acercamiento a todos, con todos, conocidos y desconocidos, vecinos o no, pobres, niños, jóvenes, adultos, gente humilde y sin recursos, católicos o no católicos; en fin, a todos aquellos que por razones vitales del universo somos hermanos.

Además de la unión comunitaria, Navidad es la fiesta de la paz. ¡Qué emoción!, llegar, aunque sea por poco tiempo, a esa intención que se ha pretendido sin éxito toda la vida.

Esperamos, confiados en Dios Todopoderoso, que todos los objetivos de la próxima y maravillosa celebración navideña se cumplan y, aunque solamente sea por una vez anual, procuremos estar cercanos, dispuestos, solidarios.

¡Feliz Navidad a todos los lectores!

Julio Tarré Andrade