Cartas al director: Tercermundistas habilidosos

Exclusivo
Opinión

Cartas al director: Tercermundistas habilidosos

Un programa en la TV pagada atrajo mi atención: Varios inversionistas atendían pedidos de personas que deseaban ampliar sus negocios. En un momento dado, apareció una señora, quien antes de exponer su caso, repartió a los asistentes pantuflas, chales, bufandas, cinturones, carteras y otras cosas más, todo hecho a mano por personas de la tercera edad, a quienes habían acomodado en un galpón y los productos confeccionados fueron acogidos con entusiasmo por un par de almacenes porque aquello de “hecho a mano” es la mejor carta de presentación para el norteamericano.

Todos los inversionistas estuvieron de acuerdo en hacer préstamos para ampliar el local y tener a más personas con habilidad para hacer algo específico, pues de esta manera, además de distraerse, podían llevar algunos billetes al bolsillo.

Menciono esto, porque en nuestro medio hay organismos que ayudan a personas de la tercera edad, que las hacen practicar sus articulaciones etc. Pero pueden ir más allá si seleccionan a quienes poseen habilidades como ser tejedoras, fabricantes de cinturones, carteras, etc., con un impulso podrían recordar sus habilidades y fabricar cosas que muchos almacenes acogerán.

Este programa me agradó mucho. Lo demás corresponde a quien “tome la posta” y a corto plazo veremos en almacenes una gama de artículos “hechos a mano”.