Columnas: Hay que tener un propósito en la vida

Exclusivo
Opinión

Columnas: Hay que tener un propósito en la vida

El secreto de la felicidad es tener un propósito, una meta en la vida, e ir hacia ella, luchar, pelear, sacrificarse por algo que realmente valga la pena y nos dé paz y tranquilidad.

El secreto de la felicidad es tener un propósito, una meta en la vida, e ir hacia ella, luchar, pelear, sacrificarse por algo que realmente valga la pena y nos dé paz y tranquilidad. No es solo la política, hay muchas otras cosas por hacer.

Soy hincha de Patanjali, quien vivió unos 300 años antes de Cristo, y dijo: “Cuando estés inspirado por algún gran propósito o proyecto extraordinario, los pensamientos rompen las barreras, la mente trasciende sus limitaciones, la conciencia se expande en todas las direcciones y te encuentras en un mundo nuevo y maravilloso.

Las fuerzas, las facultades y los talentos dormidos cobran vida y te das cuenta que eres más grande de lo que jamás hubieras soñado”.

Todos tenemos inteligencia. No es el sitio, el color, ni la raza. Todos tenemos una inteligencia privilegiada con millones de neuronas que no sabemos aprovechar. Hay que leer, estudiar, aprender de los que saben más y han vivido más y tomar nuestras propias decisiones, porque nadie puede pensar por nosotros y nadie que no esté facultado nos puede dar órdenes.

Hay gente que vende ilusiones, esperanzas que luego se vienen abajo como castillo de arena. Cuando te inspiras, tu conciencia se expande en todas las direcciones y descubres el universo realmente maravilloso en que vivimos y te identificas con Dios, esa energía vital, eterna e infinita que nos faculta para llegar sin cansancio, sin horarios restringidos, todo en libertad, paz y con gusto.