Editorial: Incesto y violaciones
Suscríbete

Exclusivo
Opinión

Editorial: Incesto y violaciones

La corrupción y la depravación parecen haber llegado a nuestro medio a su punto más alto como lo confirman las noticias que han hecho conocer los medios de comunicación sobre abusos sexuales sobre todo dentro de las propias familias con terribles casos de incesto por la violación de infantes y adolescentes por sus propios padres y hermanos.

Se impone, pues, la necesidad de que la legislación ecuatoriana tal como lo propusieron algunos candidatos presidenciales dentro de sus programas de gobierno, se torne más severa en cuanto a los castigos o sentencias que se apliquen a estos seres depravados, autores de estos abominables hechos sexuales intrafamiliares, esto es con el aumento de las penas o sentencias para los responsables de tales abusos.

Una noticia impactante y conmovedora fue la que nos informó que siete niñas y adolescentes, una de ellas nada menos que con discapacidad, tuvieron que ser rescatadas luego de un operativo policial al recibirse las correspondientes denuncias.

En determinados países, entre ellos Colombia, se ha establecido la prisión perpetua para castigar a los violadores y en otras naciones, sobre todo de Asia y Arabia, se aplica con toda la severidad del caso la pena de muerte. Se espera que en nuestro país, aunque sin llegar a tales extremos, se imponga la justicia más dura para castigar a seres tan depravados dignos del mayor de todos los desprecios y todos los castigos.