Editorial: Indagación por perjurio

Exclusivo
Opinión

Editorial: Indagación por perjurio

Parece que Petroecuador ha sido un reducto del mal. Decenas de personas han sido sometidas a indagación por hechos que se clasifican como negociados en la mayor empresa estatal del país.

Parece que Petroecuador ha sido un reducto del mal. Decenas de personas han sido sometidas a indagación por hechos que se clasifican como negociados en la mayor empresa estatal del país.

Ahora se suma una nueva indagación, la de perjurio contra el actual gerente de la estatal petrolera, quien dejó el ministerio lanzando el grito de combate, “hasta la victoria siempre”, y pasó a ocupar un importantísimo cargo, el de gerente de Petroecuador, donde cada día están apareciendo nuevos indicios de alta corrupción. Hay varios funcionarios, empezando por un exministro, que se encuentran ya detenidos o están prófugos.

Antes nunca, ni en la llamada partidocracia corrupta, se produjeron estos hechos tan graves y tan generalizados; porque no se trata del desvío moral de un funcionario; se trata de que esa entidad, especialmente en su rama de la refinería, está corrompida profundamente y, además, hay la terrible sospecha de que se socapó la fuga del principal autor del daño moral, con el perjuicio de millones de dólares para el país.

Y esto no lo dice la oposición, sino un legislador gobiernista descartado para la reelección.