Exclusivo
Opinión

Mafia y muerte al mando

Más poderoso, más temible, más sangriento. El reciente asesinato de un abogado en Quito y, casi de inmediato, la muerte de cinco reos en una cárcel de Guayaquil parecen tener conexiones que van más allá de retaliaciones entre organizaciones delictivas del narcotráfico.

 Expertos en seguridad hablan de una organización mucho más grande y “poderosa” que “está manejando los trapos sucios de la criminalidad política”. Grave, gravísimo por donde se lo vea.

Un reporte hecho por este Diario el viernes pasado recoge versiones de expertos que hablan de una “gobernanza criminal” en el país. Es que los sucesos ocurridos la semana pasada rememoran la muerte de 81 personas en diferentes centros penitenciarios del país, en un solo día, en un hecho que se convirtió en noticia mundial por la crueldad con que se cometieron los crímenes.

De allí que la muerte de quien fuera abogado del grupo delictivo conocido como Los Choneros y la ‘respuesta’ a esa acción en la Penitenciaría del Litoral no serían casualidades.
La Policía Nacional y el Ministerio de Gobierno tienen una difícil tarea que se complica, debido a la existencia de mafias enquistadas en diversos niveles de la estructura organizativa del Estado. El cerrojo delictivo responde con una violencia inusitada a la que hay que poner freno ya.