Exclusivo
Opinión

Paz para Colombia

Tras 56 años del conflicto armado y 4 años de la instauración del último proceso de negociaciones que llevó adelante el presidente Santos, el pasado 26 de septiembre el líder máximo de la guerrilla y el primer mandatario sellaron el acuerdo de paz, un momento histórico, tal vez el más esperado por millones de colombianos que crecieron y vivieron en un ambiente plagado de inseguridad, tristeza y dolor.

El pueblo colombiano se acercó a las urnas para ratificar el acuerdo, y contrariamente a lo esperado, el 50,2 % decidió votar en contra y el 49,7 % a favor. La guerrilla en Colombia ha dejado más de ocho millones de víctimas, 220.000 muertos y 5 millones de desplazados, además de un profundo daño colectivo a la sociedad; los resultados del plebiscito reflejan el descontento de la mayoría; primero, por el desconocimiento acerca de los términos en que se firmó el acuerdo; segundo, por la incertidumbre del proceso de reinserción de los miembros de la guerrilla a la sociedad; y, tercero, por la posibilidad de que cientos de casos de secuestros, extorsiones, asesinatos y demás, queden sin resolver por la justicia.

El proceso de paz empieza ahora, la firma del acuerdo tan buscado es un paso importantísimo, pero el Gobierno colombiano deberá desarrollar verdaderas estrategias que aseguren a la sociedad un cambio radical, muy firme, hacia el futuro. Sin duda el pueblo quiere la paz pero no a costa de la impunidad y esto debe considerarse por las autoridades de turno.