Exclusivo
Actualidad

¡Abuelito de 92 años está en la universidad! Quiere ser arquitecto

Si él puede, ¡tú también! Conoce la historia del abuelito al que ni una pandemia entera puede acabar con sus sueños de acabar la universidad

manco-arquitecto-historia-anciano-brasil-superacion
A los 92 años, Carlos Augusto Manço ha aprendido a manejar la computadora, asiste a clases virtuales y mantiene vivo el sueño de graduarse en una universidad.EFE

Ni el coronavirus, mucho menos su edad, puede con sus sueños. Carlos Augusto Manço nació dos décadas antes de la llegada de la televisión a Brasil. Ahora, a los 92 años, este diseñador ha aprendido a manejar la computadora, asiste a clases virtuales y mantiene vivo el sueño de graduarse en una universidad en tiempos pandémicos.

Tras servir en el Ejército y trabajar por más de 35 años como diseñador de proyectos en un hospital de Ribeirao Preto, en el interior de Sao Paulo, Manço se inspiró en sus nietos y decidió ingresar en un curso universitario de Arquitectura y Urbanismo en 2018, al cumplir los 90 años.

"Siempre tuve ganas de tener un diploma universitario, entonces decidí arriesgar y aventurarme. Decidí intentar, pues mi nieto hizo ese curso y yo dije 'también voy a hacerlo'", contó el anciano, quien se vio obligado a postergar su sueño durante décadas debido a la humilde condición de su familia cuando estaba en la juventud.

Mira el video de esta historia:

Actualmente en la mitad de la carrera y después de haber dejado atrás diversos obstáculos, el abuelo se cruzó ahora con la pandemia del coronavirus, que obligó a escuelas y universidades de todo el país a migrar al ámbito virtual debido al avance de la COVID-19, que ya deja más de 106.000 muertos en Brasil.

Pese a las dificultades para escuchar, teclear y la falta de familiaridad con el ordenador y otros aparatos tecnológicos, Manço no se desanima y se reinventa día tras día en búsqueda de realizar el sueño de convertirse en arquitecto.

Padre de dos hijos, abuelo de ocho nietos y bisabuelo de cuatro, el anciano reconoce que el volumen de deberes y actividades demandado por los profesores puede ser "abrumador", pero asegura que la voluntad de estudiar "es mayor".

"Sólo con los ejercicios del curso ya gasto prácticamente la mitad del día", sostiene.

igor-kravtasov

Influencer fue arrestado por balancear de una pierna a su bebé de seis semanas

Leer más

UNIVERSIDAD EN TIEMPOS DE CONFINAMIENTO

Nacido y residente en Ribeirao Preto, el futuro arquitecto dejó atrás temporalmente su ciudad natal para cumplir la cuarentena al lado de la familia en la bucólica Sierra da Canastra, en el estado de Minas Gerais.

Pero Manço no se deja distraer. Así como solía hacer en las clases presenciales, mantiene una estricta rutina de estudios y ya es reconocidamente un alumno ejemplar.

Durante el periodo de aislamiento social, la nieta Isabella le ayuda con la tecnología, a acceder a los programas y planificar la agenda.

"Miramos los horarios de las clases y vamos organizando juntos el calendario. Poco a poco le voy enseñando cómo se maneja, acceder a las salas virtuales, y a veces dejo unas chuletas para él", dice Isabella.

rescate-viral-policia-silla-ruedas

Policía salva de ser atropellado por un tren a hombre en silla de ruedas

Leer más

SU FUTURA PROFESIÓN 

Pero Manço revela que, cuando cree que es necesario estudiar más a fondo alguna asignatura específica, recurre a los libros y a las maneras tradicionales de aprender.

"Tengo también una preocupación mayor de leer, estudiar y profundizar las asignaturas que serán importantes para mi futura profesión de arquitecto". Es "una rutina un poco pesada, fatigosa, porque te toma todo el día", puntúa.

Si bien se dice totalmente "adaptado" al cotidiano virtual, el futuro arquitecto lamenta la ausencia de hacer vida social en el ambiente universitario.

"Echo de menos encontrar a los colegas, los profesores, ir a la universidad. Y también quedar para hacer los trabajos y visitas técnicas", aclara.

Para cuando se pueda retomar la normalidad, Manço planea hacer unas prácticas y dedicarse a la proyección de construcciones y obras de hospitales, lo cual anhela hace décadas y que sueña con poder concretar en breve.

En su casi un siglo de vida, este abuelito ya vio pasar la II Guerra Mundial, la Guerra Fría, incontables crisis financieras y, ahora, la peor pandemia de los últimos cien años. Por eso, lo tiene bastante claro: "Hay que mantener la mente funcionando y recordar que eso también va a pasar".

TE RECOMENDAMOS