Exclusivo
Actualidad

Fueron por ‘biela’ y les dieron ‘chuzo’

Un menor de edad murió y su primo está herido, luego de ser apuñalados mientras se dirigían a comprar licor. Hay tres detenidos. 

Crimen - San Diego - San Roque - Quito - Apuñalado
La madre del menor de edad asesinado no soportó el dolor cuando le dijeron que su hijo falleció y se desplomó.René Fraga

Mayra Salazar se desplomó afuera de la Unidad de Flagrancia cuando se enteró, mediante una llamada telefónica, que su hijo falleció de una puñalada, la madrugada de este 19 de julio en el sector de San Diego, centro de Quito.

La mujer no soportó la noticia y entró en estado shock. Temblaba, golpeaba el suelo, se jalaba los cabellos y gritaba desesperada: “Por favor, ayúdenme. Mataron a mi niño”.

RELACIONADAS

Los familiares levantaron a Mayra y la llevaron a una banca para que tomara agua y se tranquilizara. Sin embargo, la madre se volvió a inquietar cuando llegaron dos vehículos sin placas. Eran agentes de la Policía que traían a tres individuos esposados, quienes presuntamente serían los causantes de la muerte de su hijo.

La Policía investiga si la muerte fue provocada luego de una riña callejera o de un posible atraco.

El hermano mayor de la víctima intentó agredir a uno de los aprehendidos, pero los uniformados lo separaron. Otros parientes los insultaron.

Fiesta fatídica

Adriana Torres, abuela del fallecido, contó que la noche del sábado festejaron el cumpleaños de su yerno. La adulta mayor recordó que luego de comer el pastel con el cumpleañero se pusieron a beber licor entre los familiares.

Cerca de las 02:00, cuando la cerveza se terminó, algunos familiares se trasladaron a otro domicilio para continuar con el festejo. Dos primos, uno de ellos menor de edad, fueron a comprar más botellas en una licorería de la calle Farfán, pero fueron interceptados por tres sujetos antes de llegar al local.

Los individuos habrían intentado robar a los dos jóvenes, pero ellos pusieron resistencia. Luego se formaría una riña callejera. Uno de los desconocidos sacó un cuchillo y atacó a los primos, quienes intentaron defenderse y alejarse de sus atacantes, pero ambos fueron apuñalados.

Crimen - San Diego - San Roque - Quito - Apuñalado
El hermano mayor del asesinado intentó atacar a los presuntos responsables del hecho de sangre.René Fraga

El adolescente, de 16 años, murió en el acto, debido a una hemorragia interna, provocada por una puñalada en el estómago. Su primo logró escapar de los agresores, pero mientras corría fue acuchillado en la espalda.

Miembros de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones (Dinased) entrevistaron al sobreviviente, quien les dio las características de los presuntos responsables del crimen y luego fue llevado hasta el hospital Eugenio Espejo para que atiendan su herida.

Los agentes llegaron a una vivienda donde encontraron manchas de sangre en la puerta de ingreso y allanaron el inmueble. En el interior ubicaron a dos de los sospechosos y el cuchillo que presuntamente utilizaron para matar al menor.

Uno de los detenidos tenía cortaduras en sus dedos. La Policía presume que él habría sido el responsable del delito. Luego fueron a una casa cerca del mercado de San Roque, donde encontraron al tercer implicado del hecho.

"Estos lamentables hechos suceden luego de que las personas se reúnen a beber licor”Iván Naranjo, jefe de la Dinased 

Los tres fueron llevados ante las autoridades para iniciar el proceso legal en su contra.

Impotencia familiar

La abuela del menor de edad asesinado contó que su nieto iba a ser padre. La novia del adolescente está embarazada de siete meses. La noche de sábado, el adolescente se habría despedido de ella antes de ir a la fiesta de cumpleaños. “Yo te voy a dar todo para mi hijito. Tú tranquila”, le dijo y se despidió con un beso.

Adriana lo recuerda como un muchacho alegre y chistoso. No comprende cómo pudieron acabar con su vida.

A pocos metros de la señora se encontraba un familiar de los detenidos, quien prefirió no identificarse. El hombre aseguró que sus sobrinos son inocentes. “Ellos venden yogur y no le hacen daño a nadie”, mencionó.

TE RECOMENDAMOS