Exclusivo
Actualidad

¡Aunque tenga COVID, amamante sin miedo!

Expertos aseguran que no se ha encontrado rastros del virus en la leche materna. Si la madre se enferma puede dar de lactar con mascarilla

Lactancia
Las madres portadoras del virus deben amamantar con mascarilla.Cortesía

Un resultado positivo de coronavirus no es razón para suspender la lactancia materna. Así lo confirma la Organización Mundial de la Salud (OMS) con su asesor Anshu Banerjee. “Hasta ahora no hemos podido detectar virus vivos en la leche materna”, precisa el encargado del Departamento de Salud Reproductiva e Investigación del organismo.

Varios estudios respaldan ese pronunciamiento, que se ha difundido entre los médicos. Aun así, en las madres existe temor, revela el pediatra Diego Velasco. A su consulta ha llegado al menos una docena de mujeres en periodo de lactancia para averiguar sobre el tema. “Muchas solo sospechan que tienen COVID, pero se ponen muy aprensivas ante la posibilidad de transmitir la enfermedad a sus hijos a través de la leche o por la cercanía del amamantamiento, pero esto en realidad se puede evitar si se siguen los cuidados necesarios”, describe.

Para el médico, los beneficios de la lactancia materna son innumerables, especialmente para prevenir infecciones. “Un bebé que es amamantado tiene menos posibilidad de sufrir síntomas respiratorios graves si llega a enfermarse. Por esto, es necesario que siga lactando pese a que su madre tenga coronavirus”, menciona.

Según el especialista, incluso para la mujer el proceso es saludable, ya que durante la etapa de lactancia el cuerpo produce hormonas como la prolactina y la oxitocina, que generan un estado de bienestar en el organismo.

Medidas preventivas

Elizabeth García, líder de la Liga de la Leche en Ecuador, concuerda con el criterio de Velasco y enfatiza en la importancia de ese alimento para el sistema inmunológico de un bebé. “La leche materna contiene nutrientes que ninguna otra puede proveer”, manifiesta. Si por alguna razón médica la madre no puede continuar dando de lactar, debería extraerse la leche para que su hijo no pierda la oportunidad de ese aporte vital. “El error es pensar que los sustitutos (leches de fórmula) pueden contener los mismos nutrientes”.

Por lo tanto, si una madre dio positivo en un test de COVID, debe seguir dando de lactar, pero utilizando mascarilla. “Además debe cumplir con un lavado de manos estricto y desinfectarse los pechos con agua y jabón, no con alcohol”, aclara.

Esto se debe a que dicha sustancia puede ser tóxica para el bebé al contacto con su saliva.

García insiste en que la leche materna es tan “perfecta” que cambia su composición de acuerdo con las necesidades del infante. En ocasiones es liviana para saciar su sed y otras veces tiene más cantidad de grasa para aportar los nutrientes para su crecimiento.

Cuando el líquido se obtiene por medio de un extractor manual o eléctrico, la madre debe asegurarse de que los artículos usados (bombas, botellas y filtros) estén bien lavados. Con estas recomendaciones, los riesgos de transmitir esta enfermad a sus bebés se reduce considerablemente. 

Lactancia

Semana de la lactancia: ocho mitos y verdades sobre el amamantamiento

Leer más

TE RECOMENDAMOS