Exclusivo
Actualidad

¡Incendios imparables consumen varios cantones en Azuay!

La paulatina quema de pastizales minó la vegetación nativa, causando daños irreparables.

Foto de Sistema Granasa
La paulatina quema de pastizales minó la vegetación nativa, causando daños irreparables.EXTRA

Los cantones azuayos Oña y Pucará fueron declarados en emergencia porque los incendios forestales registrados en sus bosques se tornaron imparables. La paulatina quema de pastizales ha “ido minando la vegetación nativa, causando daños irreparables”, expresó la alcaldesa de Nabón, Magali Quezada al hacer conocer la declaratoria dispuesta por el Comité de Operaciones Emergentes Cantonal.

Junto con los comuneros de la localidad de Buravalle, de la parroquia Cochapata en Nabón (sur de Cuenca), la funcionaria recorrió las zonas afectadas. En una evaluación provisional se estima que el incendio desatado hace tres días se mantiene activo y dio paso a que desaparezcan unas 120 hectáreas de chaparro y bosque.

Los bomberos de Nabón y Oña, así como unos comuneros, “exponen sus vidas por un terreno agreste, escarpado y combaten el fuego que se aviva por los vientos fuertes y los calores intensos”, anotó Quezada. Rogelio Reyes, alcalde del cantón Pucará, ubicada a 110 kilómetros de Cuenca, expuso que la resolución de declarar la emergencia “se fundamenta en la necesidad de destinar recursos humanos y económicos, para enfrentar la ola de incendios forestales”.

En las localidades de San Marcos, Pinllo, La Estancia y Luma el fuego arrasa algo más de 200 hectáreas de vegetación. El incendio se inició el pasado 10 de noviembre y fue controlado tras dos días de intenso trabajo. Sin embargo, el miércoles 16 de noviembre se reactivó y, hasta el momento, sigue activo.

Los bomberos de Cuenca trabajaron todo el jueves en Cumbe. Ahí una quema de grandes proporciones está activa desde hace dos días. Otros siete incendios forestales de proporciones menores se presentaron en Chordelég y Sígsig. Con las quemas recientes, presentadas en este noviembre, suman aproximadamente 700 hectáreas de bosque destruidas.