Exclusivo
Actualidad

El Estadio Jocay, de Manta, está clausurado

El escenario deportivo es revisado por técnicos de Gestión de Riesgos y otros organismos de seguridad.

Imagen jocay
El escenario deportivo es revisado por técnicos de Gestión de Riesgos y otros organismos de seguridad.EXTRA

Una clausura temporal enfrenta el Estadio Jocay de Manta, tras el incidente ocurrido el sábado 10 de diciembre en el encuentro entre Delfín Sport Club y Emelec. Ese día 12 hinchas resultaron heridos al caerse la malla principal de la general norte.

Los fánaticos se treparon y, al moverla bruscamente, la malla se desplomó y cayó sobre las gradas desde una altura de cuatro metros, aproximadamente. Así lo explicó, la mañana del 13 de diciembre, María Belén Mantuano Martínez, Comisaria de Policía del cantón, quien impuso la sanción.

“La clausura del estadio se dio para pedir una nueva revisión en su infraestructura, como medida de prevención después de lo ocurrido en el partido del sábado entre Emelec y Delfín. Una persona está grave en el hospital de Manta, los hinchas afectados fueron del equipo azul”, indicó Mantuano.

El escenario deportivo es revisado por técnicos de Gestión de Riesgos y otros organismos de seguridad. Se espera que en los próximos días entreguen el informe final, el que determinará si realmente el sistema de las mallas que divide la general norte con el gramado se desplomó por exceso de peso de los hinchas, o porque ya habría cumplido su vida útil.

“El estadio cuenta con el permiso de la Ecuafútbol, cuenta con el aval para su funcionamiento, están habilitadas dos de sus generales, mas no la parte de palco y tribuna. Este escenario ha pasado un sinnúmero de inspecciones y adecuaciones, después del terremoto del 16A”, refirió la funcionaria.

Sobre este incidente el hincha Joel Bravo, de 20 años, está con pronóstico reservado en el hospital Rafael Rodríguez Zambrano de Manta. Él sufrió daños cerebrales y golpes en el cuerpo ante la brusca caída, refirió un pariente. Los médicos de turno recomendaron trasladarlo a otra casa de salud, pero la falta de camas lo impide.